23. SAN JORGE, EL GRAN MÁRTIR


376029_370366623083290_266883515_n

Imagen de San Jorge de Villanueva de Alcardete (Toledo), Patrón de la localidad.

Jorge, de tan sólo veinte años, y como oficial general del consejo del emperador, creyó que su grado le obligaba a ser de los primeros en dar muestras de su fe, no disimulando su Religión. Heredero de una rica sucesión, por muerte de su madre, la repartió toda entre los pobres, vendió sus preciosos muebles y vestidos, y distribuyó el precio entre los fieles, que al rumor de la persecución, se habían esparcido aquí y allá dando libertad a sus esclavos.

Fuese Jorge a la sala del consejo, donde viendo aplaudido por toda la junta el impío y cruel intento que proponía el emperador de exterminar a todos los cristianos, con un despojo modesto, atento y respetuoso, contradijo lo que todos habían dicho, y en pocas, aunque graves palabras, reprendió la resolución que se había tomado contra los cristianos. Defendió con una discreta apología a los fieles, y exhortó al emperador a la revocación de un edicto opresivo de la inocencia.

Enfurecido el emperador, mandó que al punto cargado de cadenas le encerrasen en un calabozo. Después le hizo atar a una rueda sembrada toda de agudas puntas de acero, que a cada vuelta le levantaban hacia arriba pedazos de carne, y hendían en sangrientos canales su delicado cuerpo. Quedaron atónitos al ver la alegría del santo en sufrir tan horrible tormento, hasta aquel día nunca oído, y mucho más cuando, suponiéndole muerto, le hallaron sano enteramente de sus heridas.

Convirtió a muchos gentiles esta milagrosa curación: pero irritado más el tirano, se valió de cuanto pudo inventar la más bárbara inhumanidad para atormentarle. Temió el tirano una conversión general, por lo cual, viendo que todo tormento era inútil, recurrió al artificio; y mundano en conducta, mando quitarle las prisiones y conducirle a su presencia.

Así que le vió en ella, con afectada blandura le dijo: Jorge, no sin grande dolor mío me he visto precisado a mandar que ejecutase con todo el rigor de los edictos publicados contra los enemigos de mi imperial religión. No puedes ignorar la grande estimación que siempre he hecho en tu mérito, y el puesto que ocupas en mis ejércitos es buena prueba de mi bondad. El único obstáculo que puede oponerse a tal fortuna será tu obstinación; eres joven, logras toda la gracia del emperador, el favor añadido al mérito te prometen los primeros cargos del imperio. ¿En que te detienes para volver a tu obligación y para aplacar con tus sacrificios la cólera de los dioses?

Jorge suplicó que le mandase conducir al templo para ver los dioses a quiénes quería que ofreciese sacrificio. No dudó Diocleciano haberle vencido; y, conducido al templo acompañado de innumerable gente del pueblo, apenas descubrió la estatua de Apolo, le preguntó: -¿Dime eres Dios? -No soy Dios, respondió con voz terrible y espantosa, que estremeció a los circunstantes. Pues venid acá, espíritus malignos, ángeles rebeldes, condenados por el verdadero Dios al fuego eterno, ¿cómo tenéis atrevimiento para estar en mi presencia, que soy siervo de Jesucristo? Al decir estas palabras, acompañadas de la santa cruz, se oyeron en el templo gritos horribles, aullidos espantosos, y se vieron caer, derribadas por mano invisible, todas las estatuas. Informado de todo el emperador, mandó al instante le cortasen la cabeza, lo que se ejecutó el día 23 de abril, hacia el año 290.

Asegúrase que desde el fin del quinto siglo ya había altares dedicados a su nombre y erigidos por santa Clotilde, mujer del rey Clodoveo. Todas las naciones le profesaban singular veneración. Comúnmente se le pinta a caballo, armado de todas armas, con una lanza en la mano, en ademán de acometer a un dragón, para defender a una doncella que teme ser despedazada entre sus garras; pero ésto es más símbolo que historia.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s