Categoría: Cuaresma

Algunas preguntas y respuestas sobre la Cuaresma

0367efef-cuaresma-2018

¿Qué es la Cuaresma?

> Es el tiempo litúrgico que marca la Iglesia para prepararnos para la fiesta de la Pascua. Es el tiempo que precede y dispone a la celebración de la Pascua. Continue reading “Algunas preguntas y respuestas sobre la Cuaresma”

Anuncios

Homilía del Papa Francisco en el Miércoles de Ceniza

fran15022018.jpg

Basílica de Santa Sabina, Roma
Miércoles 14 de febrero de 2018

El tiempo de Cuaresma es tiempo propicio para afinar los acordes disonantes de nuestra vida cristiana y recibir la siempre nueva, alegre y esperanzadora noticia de la Pascua del Señor. La Iglesia en su maternal sabiduría nos propone prestarle especial atención a todo aquello que pueda enfriar y oxidar nuestro corazón creyente. Continue reading “Homilía del Papa Francisco en el Miércoles de Ceniza”

Mensaje de Cuaresma del Papa Francisco: Oración, limosna y ayuno

Cuaresma18

Mensaje del Papa Francisco

Queridos hermanos y hermanas:

Una vez más nos sale al encuentro la Pascua del Señor. Para prepararnos a recibirla, la Providencia de Dios nos ofrece cada año la Cuaresma, «signo sacramental de nuestra conversión»,[1] que anuncia y realiza la posibilidad de volver al Señor con todo el corazón y con toda la vida. Continue reading “Mensaje de Cuaresma del Papa Francisco: Oración, limosna y ayuno”

Homilia del Papa Francisco, Jueves de la V semana de Cuaresma: Dios es fiel a su alianza

fran15032016

Jueves 6 de abril de 2017

Homilía del Santo Padre Francisco
Jueves de la V semana de Cuaresma

Abrahán, es el centro de la liturgia de hoy. En la primera lectura (Gn 17,3-9) se narra la alianza que Dios hizo con Abrahán, a quien, en el Evangelio (Jn 8,51-59), llaman padre Jesús y los fariseos, porque es quien empezó a engendrar a este pueblo que hoy es la Iglesia. Abrahán se fía, obedece, cuando es llamado a irse a otra tierra que recibiría en herencia. Hombre de fe y esperanza, cree cuando se le dice que tendrá un hijo a los 100 años, con su mujer estéril: creyó contra toda esperanza. Si alguno describiera la vida de Abrahán, a lo mejor diría: Era un soñador. Y algo de soñador tenía, sí, pero del sueño de la esperanza, porque no estaba loco. Continue reading “Homilia del Papa Francisco, Jueves de la V semana de Cuaresma: Dios es fiel a su alianza”

Homilía del Papa Francisco, martes de la IV semana de Cuaresma: La pereza del paralítico

fran28032014_3.jpg

Martes 28 de marzo de 2017

Homilía del Santo Padre Francisco
Martes de la IV semana de Cuaresma

El Evangelio de hoy (Jn 5,1-16) nos ha narrado la curación del paralítico. Un hombre enfermo desde hace 38 años, yacía al borde de una piscina en Jerusalén, llamada en hebreo Betesda, con cinco pórticos, bajo los cuales había un gran número de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos. Se decía que, cuando bajaba un ángel y agitaba las aguas, los primeros que se sumergían quedaban curados. Jesús, viendo a este hombre, le dice: ¿Quieres curarte? Es bonito, Jesús siempre nos dice eso: ¿Quieres curarte? ¿Quieres ser feliz? ¿Quieres mejorar tu vida? ¿Quieres estar lleno del Espíritu Santo? ¿Quieres curarte?, ¡qué palabras de Jesús! Todos los demás que estaban allí, enfermos, ciegos, cojos, paralíticos, habrían dicho: ¡Sí, Señor, sí! Pero este es un hombre extraño, y le responde a Jesús: Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina cuando se remueve el agua; para cuando llego yo, otro se me ha adelantado. La respuesta es una queja: Pero mira, Señor, qué fea, qué injusta ha sido la vida conmigo. Todos los demás pueden andar y curarse, pero yo llevo hace 38 años intentándolo, pero…

Este hombre era como el árbol plantado a lo largo del torrente, del que habla la primera Lectura (Ez 47,1-9.12), pero tenía las raíces secas y esas raíces no llegaban al agua, no podía tomar la salud del agua. Esto se comprende por su actitud, por sus quejas y siempre intentando echar la culpa a otro: ‘Son los demás los que llegan antes que yo, yo soy un pobrecillo aquí desde hace 38 años…’. Esto es un pecado feo, el pecado de la pereza. Este hombre estaba enfermo no tanto por la parálisis sino por la pereza, que es peor que tener el corazón tibio, peor aún. Es vivir porque vivo pero sin tener ganas de ir adelante, sin ganas de hacer algo en la vida, habiendo perdido la memoria de la alegría. Este hombre ni siquiera de nombre conocía la alegría, la había perdido. Ese es el pecado. Es una enfermedad fea: ‘Pues yo estoy cómodo así, me he acostumbrado… La vida ha sido injusta conmigo…’. Se ve el resentimiento, la amargura de ese corazón.

Jesús no le regaña, sino que le dice: Levántate, toma tu camilla y echa a andar. El paralítico se cura, pero como era sábado, los doctores de la Ley le dicen que no le es lícito llevar la camilla y le preguntan quién le había curado en ese día: ‘Va contra la ley, no es de Dios ese hombre’. El paralítico ni siquiera le había dado las gracias a Jesús, no le había preguntado ni su nombre. Se levantó con aquella pereza que hace vivir porque el oxígeno es gratis, hace vivir siempre mirando a los demás que son más felices que yo, y se está en la tristeza, se olvida la alegría. La pereza es un pecado que paraliza, nos vuelve paralíticos. No nos deja caminar. También hoy el Señor nos mira a cada uno, todos tenemos pecados, todos somos pecadores, pero mirando ese pecado nos dice: Levántate. Hoy el Señor nos dice a cada uno: ‘Levántate, toma tu vida como sea, bonita, fea, como sea, tómala y ve adelante. No tengas miedo, ve adelante con tu camilla’ – ‘Pero Señor, no es el último modelo…’. ¡Pues sigue adelante! ¡Con esa camilla fea, quizá, pero ve adelante! Es tu vida, es tu alegría. ¿Quieres curarte?, es la primera pregunta que hoy nos hace el Señor. ‘Sí, Señor’ – ‘Pues, levántate’. Y en la antífona de entrada estaba ese comienzo tan bonito: Sedientos, acudid por agua -dice el Señor-, venid los que no tenéis dinero y bebed con alegría. Y si decimos al Señor: ‘Sí, quiero curarme. Sí, Señor, ayúdame que quiero levantarme’, sabremos cómo es la alegría de la salvación. Que así sea.

Segunda predicación cuaresmal del P. Raniero Cantalamessa

predicaciocc81n-del-fraile-cantalamessa-fto-osservatore-c2a9-romano-740x493

P. Raniero Cantalamessa, ofmcap.

CUARESMA 2017

SEGUNDA PREDICACIÓN
EL ESPÍRITU SANTO NOS INTRODUCE
EN EL MISTERIO DE LA DIVINIDAD DE CRISTO

Viernes 17 de marzo de 2017

1. La fe de Nicea

Proseguimos nuestra reflexión sobre el papel del Espíritu Santo en el conocimiento de Cristo. A este respecto no se puede callar una confirmación en curso hoy en el mundo. Existe desde hace tiempo un movimiento llamado «Judíos mesiánicos», es decir, judeo-cristianos. (¡«Cristo» y «cristiano» no son más que la traducción griega del hebreo Mesías y mesiánico!). Una estimación por defecto habla de 150.000 adheridos, separados en grupos y asociaciones diferentes entre sí, difundidos sobre todo en los Estados Unidos, Israel y en varias naciones europeas. Continue reading “Segunda predicación cuaresmal del P. Raniero Cantalamessa”

Primera predicación cuaresmal del P. Raniero Cantalamessa

predicaciocc81n-del-fraile-cantalamessa-fto-osservatore-c2a9-romano-740x493.jpg

P. Raniero Cantalamessa, ofmcap.

CUARESMA 2017

PRIMERA PREDICACIÓN
EL ESPÍRITU SANTO NOS INTRODUCE
EN EL MISTERIO DEL SEÑORÍO DE CRISTO

Viernes 10 de marzo de 2017

1. «Él dará testimonio de mí»

Al leer la oración de la Misa del primer Domingo de Cuaresma una cosa me impresionó. En ella no se pide a Dios Padre que nos ayude a realizar una de las obras clásicas de la Cuaresma: el ayuno, la oración y la limosna. Se pide, en cambio, «crecer en el conocimiento del misterio de Cristo». Creo que esta es, de hecho, la obra más bella y agradable a Dios que podemos hacer, y con mis meditaciones querría contribuir a este fin. Continue reading “Primera predicación cuaresmal del P. Raniero Cantalamessa”