Ciclo A

Homilia del Papa Francisco. II Viernes del Tiempo Ordinario: Superar la mentalidad egoísta

untitled

Viernes 20 de enero de 2017

Homilía del Santo Padre Francisco
Viernes de la II semana del tiempo ordinario

Dios renueva todo desde las raíces, no solo en la apariencia. Es lo que dice la Primera Lectura de la Carta a los Hebreos (8,6-13), sobre la recreación que Dios hace en Jesucristo.

Esta nueva alianza tiene sus características. Primero, la ley del Señor no es un modo de obrar externo, sino que entra en el corazón y nos cambia la mentalidad. En la nueva alianza hay un cambio de mentalidad, hay un cambio de corazón, un cambio de sentir, de modo de actuar, un modo distinto de ver las cosas. Es como la obra que un arquitecto puede mirar de modo frío, con envidia, o bien con actitud de alegría y benevolencia. La nueva alianza nos cambia el corazón y nos hace ver la ley del Señor con ese nuevo corazón, con esa nueva mente. Pensemos en los doctores de la ley que perseguían a Jesús. Hacían todo, todo lo que estaba prescrito en la ley, tenían el derecho en la mano, todo, todo, todo. Pero su mentalidad era una mentalidad alejada de Dios. Era una mentalidad egoísta, centrada en sí mismos: su corazón era un corazón que condenaba, siempre condenando. La nueva alianza nos cambia el corazón y nos cambia la mente. Hay un cambio de mentalidad.

El Señor sigue adelante y nos asegura que perdonará las iniquidades y no se acordará más de nuestros pecados (cfr. Hb 8,12). Y a veces me gusta pensar, bromeando un poco con el Señor: ¡Tú no tienes buena memoria! Es la debilidad de Dios: cuando nos perdona, olvida. Olvida porque perdona. Ante un corazón arrepentido, perdona y olvida: pues perdonaré sus delitos y no me acordaré ya de sus pecados. Pero también es una invitación a no hacer recordar al Señor los pecados, o sea, a no pecar más: Tú me has perdonado, has olvidado, pero yo tengo que cambiar. Un cambio de vida: la nueva alianza me renueva y me hace cambiar de vida, no solo de mentalidad y de corazón, sino de vida. Vivir así: sin pecado, lejos del pecado. Esa es la recreación. Así el Señor nos recrea a todos.

Finalmente, el tercer rasgo, el cambio de pertenencia. Nosotros pertenecemos a Dios, los otros dioses no existen, son estupideces. Cambio de mentalidad, pues, cambio de corazón, cambio de vida y cambio de pertenencia. Y esta es la recreación que el Señor hace más maravillosamente que la primera creación. Pidamos al Señor que sigamos adelante con esta alianza de ser fieles. El sello de esta alianza, de esta fidelidad, ser fiel a esa labor que el Señor hace para cambiarnos la mentalidad, para cambiarnos el corazón. Los profetas decían: El Señor cambiará tu corazón de piedra en corazón de carne (cfr. Ez 11,19). Cambiar el corazón, cambiar la vida, no pecar más o no hacer recordar al Señor lo que ha olvidado con nuestros pecados de hoy, y cambiar la pertenencia: jamás pertenecer a la mundanidad, al espíritu del mundo, a las estupideces del mundo, solo al Señor. Que así sea.

Anuncios

1 reply »

  1. Pingback: catolicos santos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s