Ciclo A

Santa Misa Crismal en la Basílica Vaticana

Texto completo de la homilía y síntesis

13 de abril de 2017.– A las 9.30 horas de hoy, Jueves Santo, el Santo Padre Francisco ha presidido, en la Basílica Vaticana, la Santa Misa Crismal, liturgia que se celebra este día en todas las catedrales.

La Misa Crismal ha sido concelebrada por el Santo Padre junto a los cardenales, obispos y presbíteros (diocesanos y religiosos) presentes en Roma.

Durante la Celebración Eucarística, los sacerdotes han renovado las promesas realizadas el día de su ordenación; después ha tenido lugar la bendición del oleo de los enfermos, del oleo de los catecúmenos y del crisma.

Ofrecemos a continuación la homilía que el Papa ha pronunciado tras la proclamación del Santo Evangelio:

Homilía del Santo Padre

TEXTO COMPLETO: Homilía del Santo Padre Francisco en la Misa Crismal

Breve síntesis de la homilía

El Santo Padre, en su homilía durante la Misa Crismal, recordó que “al igual que Jesús, el sacerdote hace alegre al anuncio con toda su persona. Cuando predica la homilía, lo hace con la alegría que traspasa el corazón de su gente con la Palabra con la que el Señor lo traspasó a él en su oración. Como todo discípulo misionero, el sacerdote hace alegre el anuncio con todo su ser”.

En su homilía, el Pontífice recordó que, Jesús fue ungido por el Espíritu Santo para anunciar la Buena Notica a los pobres. “Todo lo que Jesús anuncia, y también nosotros, sacerdotes, precisó el Papa, es Buena Noticia. Alegre con la alegría evangélica: de quien ha sido ungido en sus pecados con el aceite del perdón y ungido en su carisma con el aceite de la misión, para ungir a los demás”. Como todo discípulo misionero, agregó el Obispo de Roma, el sacerdote hace alegre el anuncio con todo su ser.

En este sentido, la Buena Noticia puede parecer una expresión más, entre otras, para decir Evangelio – afirmó el Papa Francisco – como buena nueva o feliz anuncio. Sin embargo, dijo, contiene algo que cohesiona en sí todo lo demás: la alegría del Evangelio. “La Buena Noticia es la perla preciosa del Evangelio. No es un objeto, es una misión. La Buena Noticia nace de la Unción. La primera, la gran unción sacerdotal de Jesús, es la que hizo el Espíritu Santo en el seno de María”. La Buena Noticia. Una sola Palabra – Evangelio – que en el acto de ser anunciado se vuelve alegre y misericordiosa verdad. Por ello, advirtió el Pontífice, que nadie intente separar estas tres gracias del Evangelio: su Verdad – no negociable –, su Misericordia – incondicional con todos los pecadores – y su Alegría – íntima e inclusiva –.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s