Categoría: Archidiócesis de Toledo

Es urgente favorecer el encuentro de los cristianos con la Palabra de Dios

untitled1217 de septiembre de 2016.– El Arzobispo de Toledo, Mons. D. Braulio Rodríguez Plaza, ha constatado esta mañana, durante su intervención de apertura de la Jornada de Inicio de Curso, la escasa formación de los fieles en el conocimiento de la Palabra de Dios y ha reconocido que es necesario que la “Palabra de Dios circule en la Iglesia”.

La Jornada ha comenzado a las 10:30 h. de este sábado se en el salón de actos del Colegio de Infantes, y ha reunido a más de 700 participantes, entre sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos pertenecientes tanto a las parroquias de la archidiócesis a otras entidades eclesiales y movimientos apostólicos de apostolado seglar.

Tras la presentación del icono que hará las veces de imagen catequética del Plan Pastoral para el nuevo curso, una miniatura que representa el momento de la Encarnación de Jesucristo en el seno de la Virgen María, tomada del tomo Segundo del Misal que encargó el cardenal Quiroga y realizada por el pintor Juan de Salazar en 1592, un diácono ha presentado el libro de los Evangelios entre los participantes y ha dado comienzo a una breve celebración de la Palabra.

Después, el Sr. Arzobispo ha presentado su  Carta  Pastoral  para  este curso,  que  lleva  por  título  “Conocer  las Escrituras es verdadero alimento y verdadera bebida”. Ha explicado que con ella desea “invitar a todos a que tengamos hambre de oír la Palabra de Dios, que nos dispongamos a mirarla con ojos nuevos, para reconocer lo que nuestro Señor ha querido manifestarnos en orden a nuestra felicidad, a nuestra salvación».

Desconocemos la Biblia

Don Braulio ha dicho  que “nuestra cultura no es bíblica y el número de los que no leen y, por ello, no conocen la Biblia es muy grande entre nosotros”, recordando que “los cristianos españoles somos en Europa los que menos leemos la Sagrada Escritura”.

“La Biblia –ha dicho– es uno de los grandes relatos que menosprecia la cultura postmoderna o simplemente actual”. Por eso, “en un mundo de una fe casi fenecida, el texto bíblico es considerado por muchos un residuo anacrónico, ideología que se resiste a morir, palabra extraña, también para muchos creyentes”.

El Arzobispo de Toledo ha explicado después que “tal vez lo que más entristece es que la gran mayoría desconoce la Biblia”, porque “la muchedumbre de católicos practicantes conoce de la Biblia lo que recuerda de la Misa del domingo. La ignorancia es considerable. Vivimos lejos de la Palabra de Dios. Y hay que salir de esa ignorancia. Es urgente favorecer el encuentro de los cristianos con ella. Es preciso que la Palabra de Dios circule en la Iglesia», porque «una Palabra de Dios escuchada, explicada, compartida y convertida en fuente de oración, tiene un frescor y un sabor que no poseen otros alimentos del espíritu».

Una lectura espiritual “en el sentir de la Iglesia”

El su intervención, don Braulio ha invitado a leer la Sagrada Escritura con asiduidad, recordando que para esta lectura sea efectiva hay que realizar una “lectura spiritual”, en el sentir de la Iglesia, porque «en la Iglesia se vive y ella misma vive de esta lectura espiritual de la Biblia, y cuando se obstruye ese canal que alimenta la piedad del Pueblo de Dios, la fe, el celo, la vida de los creyentes se debilita y hasta se seca».

“Lectura espiritual –ha explicado- tiene que ver con el Espíritu de Dios, no con el espíritu del hombre, basada en el llamado ‘libre examen’, que aparece justamente cuando uno ha renunciado a la lectura espiritual y se abandona a su sola comprensión subjetiva».

Finalmente, don Braulio se ha referido a los diversos aspectos que el Plan Pastoral Diocesano para este nuevo curso propone, insistiendo en esta “dimensión bíblica y catequética en un contexto de pastoral de conversión”.

Iniciación Cristiana y catequesis

Tras la intervención del Sr. Arzobispo el profesor Rafael Delgado Escolar ha pronunciado una conferencia sobre “Iniciación cristiana y catequesis”. El ponente ha comenzado hablando de “la riqueza de la Palabra de Dios en el centro de la fe del discípulo misionero” y ha explicado que el origen y el término de la misión es Cristo. Después se ha referido a la urgencia, cada vez más necesaria en la sociedad actual, del primer anuncio, al que ha de seguir un renovado proceso de iniciación cristiana, para acabar explicando el lugar centrar “de la Palabra de Dios en el proceso de conversión”.

Así, a partir del magisterio de Pablo VI, Benedicto XVI y del Papa Francisco, ha explicado las dimensiones teológica, eclesiológica, personal, catequética y sacramental del proceso de iniciación cristiana y ha establecido las diversas etapas y estructura en el itinerario del catecumenado bautismal, que ha de atender a tres dimensiones: catequética, litúrgica y espiritual

Como conclusión, el profesor Delgado Escolar ha dicho explicado que “si la primera palabra de Dios es su creación, no podemos sostener, según afirma el Papa Francisco, una espiritualidad que olvida al Dios todopoderoso y creador”. Por eso “hemos de saber unir la semilla dela Palabra de Dios con la tierra dela experiencia humana”.

Además, ha recordado que “la Palabra de Dios es la fuente principal de la catequesis, que ha de alimentar todas sus dimensiones: la enseñanza del mensaje, la liturgia, la práctica de la vida cristiana y la oración”. Y por eso, “el catequista en la nueva evangelización ha de ser primero testigo –porque el mundo exige a los evangelizadores que vivan lo que anuncian-, pero también maestro que enseña y mistagogo que hace gustar el misterio de Dios”.

Objetivos y actividades para nuevo curso

Al finalizar han sido presentados los objetivos y actividades del quinto programa anual del Plan Pastoral Diocesano para el Curso pastoral 2016-2017, a cargo de los responsables de las Delegaciones y Secretariados diocesanos más implicado en su desarrollo. Así D. Juan-Félix Gallego, rector del Seminario Menor y licenciado en Sagrada Escritura, ha presentado los temas de reflexión de este curso pastoral. La revelación: diálogo de Dios con el hombre, la Palabra de Dios en la Iglesia y la Palabra de Dios para el mundo.

El director del Secretariado de Nueva Evangelización, D. Jesús Robledo, presentaba la escuela de evangelizadores para aquellos cristianos con inquietud por el evangelio y por el anuncio del reino. D. Luciano Soto, subdelegado del Apostolado Seglar, hablaba del curso de profundización en Sagrada Escritura “Verbum Domini, lux mundo” que tendrá lugar de enero a mayo de 2017. Por su parte, el delegado de Familia y Vida, D. Miguel Garrigós, presentaba el proyecto Be-Bet-Ab, la aventura de la Biblia para ayudar a las familias en el conocimiento de la Sagrada Escritura. También el Taller de Nazaret para el despertar religioso de los niños de 0 a 6 años. Señalaba que continuarán con su apuesta diocesana de evangelizar la familia desde la familia.  D. José María Cabrero, delegado episcopal de Caritas Toledo, hablaba del proyecto Mater, que cumple su primer aniversario. Este proyecto es la respuesta de la Iglesia diocesana a las necesidades de las madres en riesgo de aborto y situaciones de especial dificultad.  También ha señalado que en colaboración con el secretariado de Relaciones Interconfesionales se publicarán los evangelios en árabe, además se pone en marcha el proyecto de Familia de Emaús para el acompañamiento espiritual de familias necesitadas. Por último, era el delgado de catequesis, D. José Zarco, el que presentaba la propuesta para el proceso de Iniciación Cristiana para adultos ya bautizados.

La mañana ha concluido con el envío de los agentes de pastoral de la Iniciación Cristiana y la entrega de la Carta Pastoral del Sr. Arzobispo a todos los participantes. Ya por la tarde se celebraban las reuniones específicas por Delegaciones y Secretariados diocesanos y, a las 17:30 h., las primeras Vísperas del Domingo, presididas por el Sr. Arzobispo, en la iglesia parroquial de San Julián.

Dimensión bíblica y catequética

El quinto programa anual se enmarca en el segundo trienio del Plan Pastoral Diocesano, en el que se nos invita a acentuar la dimensión catequética y formativa. Si el pasado curso el programa pastoral ponía su acento en la formación en Doctrina Social de la  Iglesia  que  adquirió  un  especial  contenido  con  la  convocatoria  del  Año  Jubilar  de  la Misericordia, este curso lo pone en la dimensión bíblica y catequética en un contexto de pastoral de conversión.

El Plan Pastoral para el próximo curso se presenta en clave de conversión pastoral misionera. La programación para el curso 2016-2017 invita a la comunidad eclesial diocesana a reflexionar sobre la Palabra de Dios en la vida y la misión de la Iglesia. La finalidad de sus objetivos, líneas de acción y tareas pastorales es ofrecer una ayuda a la planificación pastoral en parroquias, grupos, realidades eclesiales diversas y movimientos y asociaciones para «entender que únicamente en el ‘nosotros’ de la Iglesia, en la escucha y acogida recíproca, podemos profundizar nuestra relación con la Palabra de Dios» (VD4), y resaltar la centralidad de las Sagradas Escrituras en la pastoral, recomendando «incrementar la ‘pastoral  bíblica’,  no en yuxtaposición  con otras formas de pastoral,  sino como animación bíblica de toda la pastoral» (VD 73).

Abrir al hombre de hoy el acceso a Dios

El programa pastoral para el próximo curso hace suyos los objetivos que marcó Benedicto XVI en la Exhortación  Apostólica  postsinodal  «Verbum Domini» en su Introducción:  «En un mundo que considera  con frecuencia  a Dios como algo superfluo  o extraño,  confesamos  con Pedro que sólo Él tiene ‘palabras de vida eterna’ (Jn 6,68). No hay prioridad más grande que esta: abrir de nuevo al hombre de hoy el acceso a Dios, al Dios que habla y nos comunica su amor para que tengamos vida abundante». Invitaba también el Papa Benedicto a «revalorizar la Palabra  divina  en  la  vida  de  la  Iglesia,  fuente  de  constante  renovación,  deseando  al  mismo tiempo que ella sea cada vez más el corazón de toda la actividad eclesial».

La «animación bíblica de toda la pastoral» ha de incidir fundamentalmente en la Iniciación Cristiana y en sus procesos de transmisión  de la fe y catequesis.  De ahí que la programación pastoral para revisar sus contenidos, lenguajes, estilos… desde los planteamientos del Directorio Diocesano de Iniciación Cristiana.

Tres objetivos concretos

Todo el programa pastoral gira, como no podía ser de otra manera, en torno a los tres aspectos desde los que se formula su objetivo general 2012-2021: Impulsar la nueva evangelización, para la familia y desde las familias e inspirada en el proceso de iniciación cristiana. Y desde estas perspectivas, propone tres objetivos concretos para la acción pastoral:  Dar  una  dimensión  misionera  y  de  anuncio  del  Evangelio  a  toda  nuestra  acción pastoral, revalorizar la Palabra de Dios en los procesos de Iniciación Cristiana y en la vida de las familias  y  cuidar  el  sacramento  de  la  confirmación  en  el  marco  del  proceso  de  iniciación cristiana.

Arzobispado de Toledo
Oficina de Información

Anuncios

Nombramientos en la archidiócesis de Toledo

toledo.jpg29 de julio de 2016.- La Secretaría General de Arzobispado de Toledo hace públicos los nombramientos realizados por el Sr. Arzobispo, Mons. D. Braulio Rodriguez Plaza, para el próximo curso pastoral.

Ha nombrado a 22 nuevos párrocos, 4 de ellos in solidum y a 14 vicarios parroquiales, así como 2 capellanes de hospital y 4 sacerdotes adscritos a 4 parroquias. También D. Braulio ha adscrito a 3 diáconos a distintas parroquias.

Párrocos

-D. Gustavo Conde Flores, párroco de Guadamur y Casasbuenas.

-D. Miguel Ángel Gutiérrez Ramírez, párroco de San Pablo de los Montes.

-D. José Talavera García, párroco de El Buen Pastor, de Toledo.

-D. Félix González-Mohíno Bartolomé, párroco de Layos.

-D. Alberto Arturo Gómez López, párroco de Nambroca.

-D. Eloy García Mejías, párroco de Gerindote.

-D. Tomás Gregorio Martín Merlo, párroco de Burujón, Alcubillete y Albarreal de Tajo.

-D. José Francisco León Carmena, párroco de La Mata y Carriches.

-D. Javier Sánchez-Mata Caballero, párroco de Peraleda de San Román.

-D. Jorge Muro Mingo, párroco de Alía y La Calera.

-D. Eugenio Francisco Gómez Sánchez, párroco de Alcañizo.

-D. Damián González Mellado, párroco de Los Cerralbos, Lucillos y Montearagón.

-D. Daniel Novillo González, párroco de Valdeverdeja y Torrico.

-D. Luis Sánchez Chamorro, párroco de Mohedas de la Jara y Aldeanueva de San Bartolomé.

-D. Damián Ramírez Gómez, párroco de Santiago el Mayor, de Talavera de la Reina.

-D. José Antonio Fuentes Ucendo, párroco de Turleque.

-D. David Casas de la Cal, párroco de Camuñas.

-D. Francisco Ortiz Collado, párroco de Villatobas.

-D. Raúl Velasco Pastrano, párroco de Villarrubia de Santiago.

-D. José Carlos Arellano Ortega, párroco de Sonseca.

-D. Jesús Ángel Marcos Báscones, párroco de Orgaz.

-D. Juan Carlos Mancheño Ovejero, párroco de Yeles.

Párrocos in solidum

-D. Alejandro Pérez Gómez, párroco in solidum de La Estrella, Fuentes y Azután.

-D. Sergio Tejero Parreño, párroco in solidum de Mejorada, Segurilla y Montesclaros.

-D. Desiderio Julián Aparicio, párroco in solidum de Buenaventura y Sotillo de las Palomas.

-D. Luis Javier Luengo Villar, párroco in solidum de Cervera de los Montes y Marrupe.

Vicarios parroquiales

-D. Adrián Carpio Blázquez, vicario parroquial de El Buen Pastor, de Toledo.

-D. José María Díaz Alejo, vicario parroquial de Santa Teresa, de Toledo.

-D. Eloy García Mejía, vicario parroquial de Torrijos.

-D. Eugenio Francisco Gómez Sánchez, vicario parroquial de Oropesa.

-D. Pedro Hernández de los Ríos, vicario parroquial de El Sagrado Corazón de Jesús, de Talavera de la Reina.

-D. Héctor Pérez Gómez, vicario parroquial de Madridejos.

-D. José Antonio Fuentes Ucendo, vicario parroquial de Urda.

-D. Miguel Ángel Catalán Arévalo, vicario parroquial de Mora.

-D. Josep Martorell Serra, vicario parroquial de Sonseca.

-D. Rodrigo Menéndez Piñar, vicario parroquial de Los Yébenes.

-D. David de Jesús Muñoz González, vicario parroquial de Quintanar de la Orden.

-D. Luis Torrijos Silva, vicario parroquial de Illescas.

-D. Pablo María García de Blas, vicario parroquial de Illescas.

-D. Miguel Ángel Gutiérrez Molero, vicario parroquial de Yuncos.

-D. Ángel Puebla Godínez, vicario parroquial de Mocejón.

Otros nombramientos

-D. Manuel Arnaldos Lozano, capellán segundo del Hospital de Parapléjicos, de Toledo.

-D. Víctor Sánchez Trimiño, capellán segundo del Hospital Virgen del Prado, de Talavera de la Reina.

-D. Marcos Conde Conde, adscrito a la parroquia de San Nicolás, de Toledo.

-D. Miguel Ángel Dionisio Vivas, adscrito a la parroquia de Cobisa.

-D. Miguel Francisco Garrigós Domínguez, adscrito a la parroquia de Santiago el Mayor, de Talavera de la Reina.

-D. David Casas de la Cal, adscrito a la parroquia de Villafranca de los Caballeros.

-D. Ignacio de la Cal Aragón, diácono, adscrito a la parroquia de San Julián, de Toledo.

-D. Iván Martínez Cámara, diácono, adscrito a la parroquia de Santa María la Mayor, de Talavera de la Reina.

-D. David Miguel Gómez, diácono, adscrito a la parroquia de Villafranca de los Caballeros.

255 jóvenes de la archidiócesis de Toledo participarán en la JMJ 2016

jmj-toledo19 de julio de 2016.- El pasado sábado día 16 de julio comenzó el viaje de los jóvenes de la Archidiócesis de Toledo para participar en la XXXI Jornada Mundial de la Juventud que tendrá lugar en la ciudad Cracovia (Polonia) bajo el lema: “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán la misericordia” (Mt 5,7).

255 jóvenes toledanos participarán en esta JMJ. La mayoría de ellos realizarán el viaje de ida el día 16 de julio en vuelo hacia la capital de Alemania; mientras que otros grupos se irán incorporando los días 20 y 24 de julio.

El sr. Arzobispo, D. Braulio Rodríguez Plaza, se unirá el día 20 participando con los jóvenes en los días previos de preparación a la JMJ (Días en las Diócesis) junto a las catequesis y la celebración diaria de la Eucaristía; para después vivir los distintos actos centrales presididos por el Papa.

El itinerario será el siguiente:

Días 16 y 17 de julio: Estancia en Berlín

Dias 18 y 19: Visita a Praga

Días 20 al  25: Días en las Diócesis en los que los jóvenes se distribuirán por parroquias y familias de acogida en las ciudades polacas de Leszno y  Poznan

Día 25: Estancia en Częstochowa. Festividad de Santiago Apóstol, patrono de España, habrá un encuentro con todos los españoles que van a participar en la JMJ.

Día 26: Visita a Auschwitz. A partir de ese día la ciudad de Bochnia será el lugar de permanencia y desde allí se trasladarán todas las tardes a los actos centrales en Cracovia.

Días 27 al 31: Actos Centrales de la Jornada Mundial de la Juventud

Día 1 de Agosto: Estancia en Viena y viaje hacia Berlín

Día 2 de Agosto: Vuelta a España desde el aeropuerto de Berlín

El origen de la Jornada Mundial de la Juventud se remonta al Domingo de Ramos de 1986 en que tuvo lugar en Roma la primera JMJ. Desde entonces: cada dos o tres años este acontecimiento asume el formato de una reunión internacional donde los jóvenes de todo el mundo se reúnen en una ciudad concreta, junto al Papa, para compartir su fe, además de meditar sobre el mensaje que el Papa elige para cada ocasión.

Desde las redes sociales de la Delegación de Pastoral de Adolescencia y Juventud (Sepaju) se podrá seguir el itinerario que los jóvenes toledanos desarrollarán con motivo de esta peregrinación diocesana.

Cáritas Diocesana de Toledo atendió en 2015 a más de 15.000 personas

image

29 de junio de 2016.- El arzobispo de Toledo, Mons. D. Braulio Rodríguez Plaza, el director de Cáritas Diocesana de Toledo, Antonio Espíldora, y el administrador de Cáritas Diocesana, Vicente Yustres, han presentado hoy en el Salón de Concilios del Palacio Arzobispal de Toledo, la Memoria Económica del Ejercicio 2015 de Cáritas Diocesana.

Don Braulio Rodríguez ha recordado en Cáritas Diocesana con “los diferentes proyectos se atiende a los más desfavorecidos y a aquellos que necesitan de la caridad, que viene de nuestro Señor Jesucristo”.  “Cáritas Diocesana atiende, sostiene, ayuda y recibe ánimos de las muchas Cáritas parroquiales de nuestra Iglesia de Toledo”, ha indicado don Braulio, que ha señalado que “Cáritas no pretende abarcar todo el espectro que una sociedad debe tener para ayudar a los más desfavorecidos, pues ahí  están los poderes públicos los que tienen obligación por la Constitución de que las cosas vayan mejor.”

El director de Cáritas Diocesana, Antonio Espíldora, ha comentado que “esta memoria es la expresión de unas acciones que ponen a la persona en el centro, siendo el modelo de acción social de Cáritas el acompañamiento personal”. Asimismo ha destacado que el ejercicio de la caridad impone la opción preferencial por los más pobres, defendiendo su dignidad, reconociendo sus capacidades, impulsando sus potencialidades y promoviendo su integración y desarrollo.

Por otra parte, el administrador de Cáritas Diocesana de Toledo, Vicente Yustres, ha señalado que “Cáritas Diocesana de Toledo no sólo presenta números ni estadísticas, sino historias reales de vidas, de personas y familias que necesitan de nuestra ayuda y de nuestro acompañamiento. Esta memoria refleja que la Iglesia está con el que sufre, con cada persona, con los hijos de Dios”.

En 2015 Cáritas Diocesana de Toledo atendió a 15.078 personas, lo que supuso un incremento del 3% más en relación a 2014. Esto se tradujo en 42.621 personas beneficiarias. En 2015 se invirtieron 4,2 millones de euros, siendo el programa de acogida y asistencia, con más de 1 millón de euros el que más inversión supuso; seguido del Programa de Ayuda a Enfermos con VIH –Sida (Hogar 2000), con 830.841 euros; el área de Empleo con 331.946 euros; y Cooperación Internacional con 230.420 euros.

En el ejercicio 2015 se incrementaron los recursos invertidos en un 27,98 % respecto al ejercicio anterior debido a la puesta en marcha de casi una veintena de nuevos proyectos, abiertos a todas las parroquias de la Archidiócesis.

Desde Cáritas se está intentando dar respuesta a las necesidades y demandas de la sociedad, con iniciativas emprendedoras, de acompañamiento de la persona y de las familias, con proyectos diocesanos relacionados con el empleo y la economía social, con la vivienda, con la mujer y la infancia, con la formación del voluntariado, con los cristianos perseguidos, y las emergencias internacionales, entre otros. Así en 2015 se puso en marcha Proyecto Mater, con 35 bebés y 150 madres atendidas; el Economato “Beato Cardenal Sancha”, que en su primer año ha atendido a más de 1.800 personas; Talleres de Formación para el Empleo como el Huerto Ecológico “San Isidro Labrador” o de Camarera de Piso que también se llevó a cabo en 2015; o Taller de Empleo Ayudante de cocina, en Talavera de la Reina.

En el área de vivienda se inició el Proyecto Betania, que se desarrolla en el Barrio de Santa María de Benquerencia de Toledo; en Cooperación Internacional, ayudando en el terremoto de Nepal o con la construcción de una clínica en Alqosh y la acogida y acompañamiento de las personas.

En total a lo largo de 2015 se desarrollaron 10 áreas de trabajo, que reúnen a 40 programas. El perfil de las personas que se atiende corresponde fundamentalmente a familias con edades entre 40 y 50 años, desempleados de larga duración y con hijos a su cargo.

Financiación

Desde Cáritas Diocesana de Toledo se quiere dar las gracias a todas las empresas y donantes anónimos que han colaborado con las diferentes actividades y programas de la institución. En 2015 contó con 336 donantes y 640 socios, siendo un número importante pero insuficiente, por lo que es preciso incrementar estas cifras, necesitando cuotas fijas para poder consolidar y avanzar en los proyectos.

En este sentido en la rueda de prensa se ha recordado que desde el 1 de enero de 2015, se ha incrementado la deducción fiscal de los donativos (art. 19 de la Ley 49/2002 de Mecenazgo) a las entidades sin ánimo de lucro. De esta manera, los primeros 150€ donados (en el conjunto de sus donativos realizados como contribuyente en el año fiscal) desgravarán un 50% en 2015 y un 75% en 2016. El resto de su desgravación será del 27,5% al 35%, según diversas circunstancias.

Cáritas Diocesana de Toledo

Jubileo sacerdotal en Toledo

cristo-sumo-y-eterno-toledo19 de mayo de 2016.- Los sacerdotes de la archidiócesis de Toledo han celebrado su Jubileo especial con motivo del Año de la Misericordia.

El jueves 19 de mayo, fiesta de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote desde la delegación diocesana del clero se organizaban varias celebraciones para ganar las Gracias Jubilares.

En la ciudad de Toledo, los actos comenzaban a las 10:30 horas en el Santuario de los Sagrados Corazones. Allí el rector del Santuario, D. Pedro Rodríguez Ramos, ofrecía unos puntos para la oración. A las 11 h. se exponía el Santísimo Sacramento y lo sacerdotes tenían la oportunidad de acercarse al Sacramento de la Penitencia.

A las 12 del mediodía se trasladaban hasta la Catedral Primada a la que accedían por la puerta de Reyes, puerta de la Misericordia en este Año Jubilar. Allí el arzobispo, D. Braulio Rodríguez, presidía la Santa Misa.

En su homilía comentaba la Palabra de Dios proclamada en la celebración. La primera lectura, el cuarto cántico del Siervo de Yavé del profeta Isaías, ese siervo, decía el arzobispo, se identifica con Cristo y nosotros podemos unirnos esa identidad. Estamos centrados en Cristo con todos nuestros fallos, pecados, con tantas incertidumbres, pero con tantos deseos de entregarnos y darnos al Señor. El siervo no se entiende sin un darse.

Como nos duele, decía el arzobispo, cuando Jesús, la vida de la Iglesia, no es atrayente. Animaba a los sacerdotes diciéndoles: no nos separemos del Señor. El sacerdote puede tomar los pecados de muchos e interceder por ellos.

En el evangelio, el relato de institución de la Eucaristía, afirmaba D. Braulio, está la clave de nuestra existencia, no el ser importantes, sino necesarios para la vida del mundo, aunque no se nos reconozca. La Eucaristía es siempre algo nuevo. Nos duele tanto, manifestaba, que los padres de los niños de Primera Comunión piensen sólo en la fiesta y no en que los niños tienen que iniciarse en la Eucaristía del domingo.

Como sacerdotes también podemos hacer “esto”, ofrecerse para la vida del mundo, como Cristo. Nunca debemos dudar del amor de Dios, concluía D. Braulio.

Una reliquia de San Pío de Pietrelcina estaba en el presbiterio durante la celebración de la Eucaristía. Los sacerdotes al término de la misa se acercaron a venerarla.

La otra celebración Jubilar fue en Real Monasterio de Ntra. Sra. de Guadalupe, ésta fue presidida por D. Ángel Rubio Castro, obispo emérito de Segovia.

También se desarrollaron otras celebraciones con motivo de la fiesta de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote en la archidiócesis de Toledo. El sr. arzobispo, D. Braulio Rodríguez, presidía la Santa Misa en el convento de las Oblatas de Cristo Sacerdote, en el barrio de Santa María de Benquerencia. El Sr. obispo auxiliar, D. Ángel Fernández Collado, presidía la Eucaristía con las Siervas Guadalupanas de Cristo Sacerdote en la casa Sacerdotal de Toledo. También en Almorox hubo una celebración especial con las Auxiliares Parroquiales de Cristo Sacerdote.

Oficina de Información
Arzobispado de Toledo

Entrevista a Mons. D. Braulio Rodríguez Plaza, arzobispo de Toledo y Primado de España

braulio-rodriguez-plaza27 de abril de 2016.- Tras una dilatada trayectoria pastoral en tres diócesis castellano-leonesas la Providencia le ha llevado a ocupar el puesto 120 en la lista histórica de los arzobispos de Toledo. Su afabilidad y trato personal ha provocado que muchos le califiquen como “un obispo de calle”. No disimula su constante tesón por conseguir una Iglesia con profundos objetivos pastorales que produzca la efectiva colaboración entre todos sus miembros.

Braulio Rodríguez Plaza (Aldea del Fresno, Madrid, 1944) nos recibe en su despacho de la toledana calle Arco de Palacio mientras suenan las campanas que marcan la hora en la vecina Catedral Primada. De entre los diversos temas de profunda actualidad uno de ellos le produce notoria satisfacción: el proyecto en favor de la Mujer y la Vida que él mismo ha inaugurado y que promete frutos abundantes en consonancia con la “posición de salida” del Papa Francisco en la búsqueda del encuentro con cada persona.

Juan Francisco Pacheco .- Unomasdoce: ¿Cómo son sus recuerdos de los primeros años de ministerio sacerdotal como formador del Seminario Diocesano de Madrid?

Yo estaba como sacerdote, como cura-ecónomo se llamaba entonces, en la parroquia de San Fulgencio que ahora está unida a otra que se llama San Bernardo y tras haber hecho un recorrido ministerial como sacerdote en Cubas de la Sagra durante cinco años y dos como vicario parroquial en San Miguel, una parroquia muy populosa casi en Carabanchel, junto al río Manzanares además de mi ausencia durante dos años por estudios en Jerusalén, en la “École Biblique”. Y en mi vuelta a esa parroquia, tras dos años, pensó el arzobispo D. Ángel Suquía que yo podía ofrecer algo como formador en un equipo que ya estaba hecho y que entrara en ese equipo. Fueron tres años y lógicamente yo nunca había sido formador y por tanto no son comparables a los años en que eres formando. Pero sí es cierto que me encontré con un grupo numeroso de seminaristas y la relación con ellos fue muy distinta a la que yo pude tener con mis formadores de la época anterior; porque era, por un lado, una cercanía muy grande pero, por otro, había que dejar claro que yo era el formador y no era un amiguete.

Éramos un grupo de formadores que teníamos una reunión semanal y teníamos bastantes diferencias entre nosotros. Cada semana nos reuníamos los formadores con el rector porque las comunidades del Seminario de Madrid estaban en distintos lugares de la ciudad. No fueron años fáciles pero, sin embargo, a mí me ayudaron mucho.

.- Unomasdoce: ¿Esperaba el nombramiento de obispo de Osma-Soria?

En absoluto porque nunca entró en mi mente. Lo único que puedo decir de esos momentos previos a que me llamara el Nuncio es que algunos me decían: “Prepárate que vas a ser obispo” pero son de esas cosas que uno entiende a posteriori. En esos momentos yo seguía mi vida normal; ciertamente había habido nombramientos de obispos auxiliares en Madrid pero para mí era una cosa que no me concernía y no entraba, de hecho, en mis preocupaciones.

También puedo decir que fue una sorpresa enorme de tal manera que yo lo viví intensamente porque era una cosa tan absolutamente novedosa, comparable a los primeros días después de la ordenación.

Aunque yo tenía ya claro que la vida del obispo es una vida exigente y de mucha ejemplaridad; no digo que yo fuera ejemplar sino de mucha ejemplaridad

.- Unomasdoce: ¿Cómo fueron los primeros años de obispo?

Yo noté el cariño de la gente que te daban las gracias por haber aceptado. Es cierto que fui a una diócesis muy concreta donde hacía poco tiempo que habían cambiado a mi antecesor, D. José Diéguez y que estuvo muy poco también. Fueron unos primeros meses muy agradables, muy hermosos. Hubo un deseo muy grande de recibirme, de ayudarme.

Como era invierno, Osma-Soria tiene fama de ser fría, pero en absoluto hubo ninguna frialdad del tipo del corazón y de la cercanía de la gente. La verdad es que yo disfruté porque después de esos tres años de no estar en parroquia, porque estaba en el Seminario, el hecho de volver a la vida del ministerio directo, aunque fuera como obispo (a veces no me enteraba que era obispo), hizo que fueran unos meses muy grandes y muy hermosos.

.- Unomasdoce: Tras su paso por Osma-Soria llegaría el nombramiento para obispo de Salamanca. ¿Qué aspectos más notables resaltaría de este segundo nombramiento episcopal?

Primero: una pequeña dificultad psicológica; no por el hecho de ser Salamanca, sino por cambiar de diócesis. Me costó un poco admitir pero, una vez que tomé posesión, lo que me parecía muy importante era conocer toda la realidad: tanto de parroquias como de sacerdotes; de poder hablar directamente con ellos. Siempre lo he hecho así en todas las diócesis: encontrarme con cada arciprestazgo en un día, rezar juntos y comer para poder hablar de Pastoral.

Me di cuenta que era importante la pastoral juvenil y familiar que, aunque existían movimientos “familiaristas”, era algo muy necesario y también la pastoral vocacional puesto que se estaba viendo una necesidad cada vez más grande. Era necesaria una dinámica de pastoral vocacional y una ambientación.

Por otro lado la gente tenía ideas muy trastocadas del número de sacerdotes por aquello de que en Salamanca siempre había muchos sacerdotes; pero que no eran necesariamente sacerdotes de la diócesis salmantina sino que estaban estudiando o estaban de paso.

La relación que tuve con la Universidad Pontificia era un poco atípica puesto que se trata de una universidad que casi la hilvanó el que luego sería el cardenal Pla y Daniel y el obispo Barbado Viejo fue el que la impulsó. Y por las circunstancias eclesiales que ocurrieron a finales de los años 60 y principios de los 70 había como una cierta separación entre la Universidad Pontificia y la diócesis de Salamanca y eso no me gustaba. Hablábamos muchas veces de la pastoral universitaria en la que se hizo mucho esfuerzo. Pasados unos años pasé a ser vice-Gran Canciller y ciertamente había una cierta extrañeza en que no fuera el obispo de Salamanca el Gran Canciller. No es que yo lo quisiera o deseara pero cuando había algún Congreso se sorprendían de que no fuera el Gran Canciller.

Y también, como ocurría en Osma, subrayar que somos Pueblo de Dios y que todo cristiano tiene su responsabilidad. Eso, a veces, costaba mucho pero creo que muchos seglares en Salamanca lo entendieron y, a pesar de dificultades de otro tipo, fue una de las cosas más bonitas junto con el conocer y el hablar con los sacerdotes y estar muy cerca de ellos.

.- Unomasdoce: A continuación: llegaría el momento de ocupar la sede vallisoletana.

Muchos sacerdotes me decían que era normal que llegara ese nombramiento puesto que ya llevaba un tiempo en Castilla y León y que un servidor conocía la diócesis de Valladolid y al arzobispo D. José Delicado a quien sustituí.

La anécdota del nombramiento como arzobispo de Valladolid fue que me enteré en la JMJ de Toronto cuando estaba descansando con un compañero mío, también obispo, que conocí en la “École Biblique” de Jerusalén. En ese momento me llama el Nuncio diciendo que tenía que aceptar ser obispo de Valladolid.

Al llegar a Valladolid, yo conocía muy bien a D. José Delicado quien había estado muchos años como arzobispo y noté esa huella que él había dejado en una ciudad en efervescencia que también era ciudad universitaria. Había también una realidad de escasez de sacerdotes donde el presbiterio lo formaban muchos sacerdotes venidos de otras diócesis: tanto de Palencia como de León, también de Zamora y de Segovia. Y había unas pequeñas diferencias entre el clero pero tampoco la situación era tan distinta a la de Salamanca puesto que estábamos en la misma región autonómica y con un trabajo entre las diócesis que se sigue llamando Iglesia en Castilla, bastante admirable y que yo había seguido desde 14 años antes.

.- Unomasdoce: En Valladolid también le tocaría afrontar el problema de Gescartera. ¿Fueron años difíciles?

Cuando llegué todo eso había pasado y había transcurrido. El ecónomo ni siquiera había sido imputado además que el ecónomo era imposible que hiciera un negocio con Gescartera. Ciertamente hubo un dinero que se empleó, que luego se sacó y que se quedó una mínima parte y finalmente se perdió como ocurrió a tantos españoles. El ecónomo era un hombre absolutamente honrado y que vivía pobremente y así sigue actualmente.

Lo primero que hice fue encontrarme con todos los medios de comunicación off the record e invitarles a hacer todas las preguntas que quisieran pero pidiéndoles que no publicaran. Eso ayudó a que la relación con los medios fuera más cercana.

Hubo esos coletazos después de pasar todo esto pero no me encontré en el fondo del debate. Lo que sí me parecía es que ese aspecto de la administración económica había que tratarse de cerca y había que avanzar en la manera de administrar, de ser clarividentes, claros y transparentes y decirles a los fieles cuál era el problema real económico y que, no siendo el más importante, también tenía su importancia a la hora de la pastoral.

Por otro lado existía una realidad muy bonita que era el centro de espiritualidad con el Santuario de la Gran Promesa que era un foco de pastoral juvenil y de encuentros diversos.

Valladolid, al ser una ciudad más grande que mis anteriores sedes episcopales, presentaba unos problemas distintos a los que yo había tenido en Salamanca; ante problemas concretos y tomas de decisiones del arzobispo se producían enfrentamientos o “no encuentros”.

.- Unomasdoce: Ahora Vd. Ocupa la sede Primada, ¿cómo ve la situación de esta diócesis ante los cambios que se están produciendo socialmente?

Yo no tenía un conocimiento de Toledo más que superficialmente y algo más por parte de mi mamá que era toledana. Cada diócesis tiene cosas diferentes y también cosas comunes, por estar en la Iglesia Universal, que nos afectan a todos desde el punto de vista de la Pastoral, de la forma cómo la gente se hace cristiana: la iniciación cristiana, con la manera de tratar la piedad popular o la manera de trabajar de los sacerdotes con la gente.

Se trata de una diócesis con amplio número de sacerdotes, el doble de los que tiene la diócesis de Valladolid, aunque muchos sacerdotes están fuera de la diócesis trabajando; con un Seminario con gran número de seminaristas: tanto en el Menor como en el Mayor que yo no había tenido en la tres diócesis anteriores y que supuso siempre un cuidado necesario.

Por otro lado, Toledo, ciudad cerca de Madrid, tiene una historia muy rica y muy propia desde el ámbito eclesiástico y sus arzobispos han sido cardenales desde el siglo XVI; no es que eso me haya afectado mucho pero sí me ha afectado a ver como eso se entendía dentro de una diócesis que tiene 20.000 kilómetros cuadrados; prácticamente era un poquito menos que las tres diócesis anteriores juntas en cuanto a territorio no en cuanto a número de parroquias.

Lo que me propuse, desde el inicio, es ver que había un potencial que existe de sacerdotes jóvenes, de gente que está implicada en sus parroquias, de muchos catequistas, de mucha gente que hay en cofradías, en hermandades, en participación parroquial y con una piedad eucarística muy concreta, muy fuerte y muy hermosa. Veía que, quizá, era necesario dar un paso más: entrar, por un lado, en que los sacerdotes se sintieran miembros de un presbiterio y que los parroquianos se sintieran miembros de una parroquia y que hubiera más colaboración de los laicos en las parroquias y también que hubiera más ayuda entre los sacerdotes del mismo presbiterio, a la vez que tenía el reto de hacer esa expansión misionera sobre todo hacia Hispanoamérica y, en concreto, en Perú: Moyobamba y Lima.

Había unas cosas que, quizá, yo antes no había vivido; por ejemplo: en Valladolid y Salamanca donde la sociedad era un poco más secular. El caso es que a mí no me ha costado nada entrar en la vida de la diócesis. Eso sí: era un reto ya que aquí ha habido arzobispos en el siglo XX y en el XXI que han marcado. No es que me preocupara a mí porque cada uno tiene su forma de vivir el ministerio; pero sí era importante que, como diócesis o parte del Pueblo de Dios, yo no fuera una rémora sino que ayudara a animar.

Y a través, de la Visita Pastoral y otros tipo de encuentros, junto con el plan pastoral, poco a poco se ha ido dando cuerpo u horma a lo que hoy es la diócesis y que no depende todo de mí: ya que no soy el responsable de todas las cosas buenas o las cosas malas; pero que quizá, en estos momentos, hay como una perspectiva distinta a la que yo tenía en los primeros meses. También hay que tener en cuenta el nombramiento de un obispo auxiliar (yo nunca había convivido con un auxiliar) ha supuesto para mí una ayuda bastante grande.

.- Unomasdoce: Vd. Es un obispo que se implica de manera profunda en las acciones pastorales. Y ha sido el obispo que ha puesto en marcha las Jornadas de Pastoral que se celebran anualmente en esta diócesis. ¿Por qué y en qué pensó cuando decidió poner en marcha este tipo de evento?

Pues que si se hace un Plan de Pastoral y está muy bien hecho con muchos objetivos y con muchas acciones pero no llega a entrar en lo que es la realidad de cada parroquia es muy difícil; es como hacer muchas cosas por hacer. Yo veía necesario no hacer un plan de pastoral anual sino que tuviera un hilo conductor que era la nueva evangelización con la realidad de la iniciación cristiana en la Iglesia doméstica que es la familia. Se trataba de desplegar esta cuestión. Aunque cada año se tratan temas distintos existe un hilo conductor que ya estaba funcionando.

Me parecía importante que lo es que la realidad de la diócesis: sobre todo los seglares, porque quizá lo necesitaban más, tuvieran unos días de formación, de conocimiento, de sentirse diócesis de Toledo, de estar en un tema que tuviera que ver con la programación pastoral de ese año, del plan pastoral y fuera abriendo camino. Dios nos iba ayudando y se ha ido viendo que ya son cuatro años los que llevamos haciendo las Jornadas.

Ciertamente el que el primer año hubieran 700 u 800 participantes inscritos y muchos no pudieran participar por completarse el aforo a mí me resultó bastante agradable. No digo sorpresivo porque veía que cuando convocabas, tanto a nivel juvenil como en otros ámbitos, había gente que respondía. Es verdad que esta diócesis tiene más población que cualquiera de las diócesis que yo he tenido, incluso con Valladolid había una diferencia de habitantes de 200.000 personas. Está claro que Dios nos ha bendecido y yo también tengo que decir que en este tema hay una serie de personas que han dado su vida y que son unos colaboradores estupendos; y los días de las Jornadas se convierten en días de gozo.

.- Unomasdoce: Vd. Ya ha tenido ocasión de estar varias veces con el Papa Francisco. ¿Cuál cree que es el aspecto pastoral al que más nos interpela?

Está claro que el Papa, desde el punto de vista doctrinal, es lo mismo que los anteriores Papas; pero ha vivido una experiencia pastoral en Latinoamérica, en concreto, no sólo por haber sido arzobispo de Buenos Aires, sino todo lo que significa el CELAM y la Iglesia Iberoamericana que le da un plus de decir: “Vale. Sabemos esta doctrina. Ahora hay que ponerla en práctica”. Yo creo que esa es la diferencia; es decir: no es una persona que no es que esté en el activismo porque cuando ves que antes de celebrar la Misa a las 7 de la mañana hace dos o tres horas de oración, pues no es un activista que dice “Vamos a lanzarnos”. Lo que sí es verdad es que está diciendo: Todo esto que tenemos y que es tan bueno y que hemos recibido de Benedicto XVI, de Juan Pablo II, de Juan Pablo I, de Pablo VI, de Juan XXIII, de Pío XII, etc. Ahora es un momento donde nos jugamos tanto que tenemos que ponerlo en práctica porque si no todo se queda en agua de borrajas. Y además porque de ese modo, como él dice, no somos autorreferenciales y lo ponemos al servicio de los demás. Y a ver todos los temas desde todos los ángulos sin dejar el rigor doctrinal pero hay ese otro aspecto en el que quizá estábamos un poco más dormidos.

Además, como también había hecho Juan Pablo II al decir que no tenemos que tener ningún complejo; el Papa Francisco nos está diciendo a los católicos que tenemos algo que ofrecer y no tenemos que tener ningún complejo. Y por eso podemos decir que él se embarca en realidades que nos sorprenden para los años que tiene y que no nos sorprende porque es un hombre del Espíritu del que se deja llevar y eso no dejar de ser un ejemplo para los demás Pastores.

.- Unomasdoce: ¿Qué mensaje envía sobre el papel que tiene la familia y en referencia con la Exhortación Apostólica “Amoris Laetitia”?

Nuestra sociedad es de contrastes que se mueve muchas veces en contradicciones porque, por un lado, la gente anhela tener una familia, tener una casa, estar con los amigos, con los cercanos, tener una paz, una tranquilidad y un hogar; pero por otro lado, adolece tantas veces en romper vínculos; en el fondo es estar nerviosos y pensar que todo vale en esta realidad.

Construir una familia es algo importantísimo para la sociedad y los políticos no están a esa altura; ninguno. Hablan mucho de la importancia de la familia pero no le dan ninguna importancia porque, si se la dieran, el artículo 27 de la Constitución lo apoyarían todos los partidos de una manera diferente.

Creo que en ese campo, nosotros, como cristianos resulta que lo que llamamos como matrimonio canónico está dentro de esa realidad humana y natural que es la familia. Y, por tanto, con una fuerza que nos viene desde dentro y con una capacidad de hacer frente a los embates que nos vienen de desunión, de divorcio, de separaciones, de lo que está haciendo que la familia sea inestable y que no pueda ser el sitio donde los padres no puedan llevar a cabo sus convicciones con sus hijos porque, muchas veces, el Estado o los gobiernos se introducen en sitios donde no debieran introducirse.

Es un reto muy grande porque estamos en una sociedad donde hace sus efectos la revolución sexual y donde está una cosa que es muy seria: la ideología de género que está, muchas veces, minando no sólo a los matrimonios católicos sino también a la familia como una realidad natural. Y en eso yo creo que hemos avanzado mucho pero tenemos que hacer cada vez más cosas y, por tanto, estoy contento pero nunca estaré del todo contento porque me parece que la tasa de divorcios sigue siendo muy grande al igual que la tasa de abortos y de los desajustes que significan las separaciones conyugales y todo lo que lleva consigo lo que es la poca iluminación de lo que es el matrimonio. Y por supuesto con la ley aquella que dice que la relación íntima de personas del mismo sexo se equipara al matrimonio. A mí me parece que es una situación peligrosísima y que creo que no ha hecho, para nada, ningún bien; ni a las personas del mismo sexo que tienen una relación afectiva ni a lo que se llama matrimonio que no tiene por qué ser sólo matrimonio canónico.

.- Unomasdoce: El tema de los refugiados está generando polémica social. El Papa ha estado en Lesbos enviando un claro mensaje a Europa sobre esta situación. ¿Cómo cree que tenemos que afrontar este problema?

Se trata de un gesto típico del Papa Francisco. Va donde está el problema y no es que lo vaya a solucionar pero ofrece una iluminación. El Papa nos está indicando que hay que solucionar el problema y que atendamos bien a los refugiados.

El hecho de tantos refugiados que se embarcan desde Turquía hacia la isla de Lesbos de esa manera tan peligrosa y que ha dado lugar a tantas muertes es un aldabonazo en la conciencia de los pueblos y curiosamente mucha gente de Europa y de España no podemos acoger refugiados porque no vienen, porque no están aquí.

Podríamos paliar algo de ese sufrimiento pero lo que habría que solucionar es el tema de Siria, el tema de Iraq, etc.

El Papa es muy lúcido y ya dijo desde el inicio que hay una especie de III Guerra Mundial que no es la misma que las dos anteriores donde había trincheras. Él hace lo que puede y es admirable.

.- Unomasdoce: Algunos apuestan por revisar los Acuerdos Iglesia-Estado. ¿Qué opina el arzobispo de Toledo al respecto?

Lo hemos dicho muchas veces en la Conferencia Episcopal y es que entendemos, como un país normal, que si hay unos acuerdos internacionales pueda haber compensaciones; pero lo que no se puede pensar es que un país pueda decir, como hay otros muchos que tienen acuerdos con la Sta. Sede (teniendo en cuenta el número de católicos españoles), que no sólo no hay que aceptarlos sino que hay que borrarlos del mapa.

En el fondo en muchos gobiernos autonómicos y en muchos gobiernos locales no han tenido nunca en cuenta estos acuerdos internacionales porque piensan que solo le compete al presidente del Gobierno. Y eso no es verdad.

No se puede decir que hay que borrar los acuerdos Iglesia-Estado; habría que decir que pueden ser cambiados pero habría que preguntarles a esas personas qué es la Iglesia, si tiene alguna realidad social, si les afecta que tenga algún papel para bien y para mal. Por tanto, si negamos la posibilidad de la cantidad de millones de católicos que hay en España es, en alguna manera, lo que sucedía con el Estado de Israel y la Autoridad Palestina que no les daban carta de ciudadanía. Y eso es una cosa peligrosa.

Fueron un gran avance esos acuerdos respecto al Concordato anterior y habrá muchos aspectos que tendríamos que profundizar; pero no se puede soltar una coz dialéctica diciendo que desaparezcan y además llamándolos Concordato. Y eso no puede ser.

.- Unomasdoce: En el contexto del Jubileo de la Misericordia ha nacido el Proyecto Mater. ¿Qué espera de este proyecto pastoral y qué le diría a la sociedad respecto al tema del aborto?

Es un proyecto que es típico de decir que los católicos rechazamos el aborto de plano pero si sólo nos quedamos en ese aspecto y no avanzamos más y no vamos a las personas concretas falta algo. De alguna manera ese es el tono de la exhortación apostólica “Amoris Laetitia”. Reconocemos esto pero ahora vamos a hacer algo más: acercarnos a esas personas y ver qué es lo que les sucede y ver en qué podemos ayudarles. Eso es en el fondo lo que es el Proyecto Mater. Y como este proyecto: también otros temas que podían ser tratados de la misma manera como lo está haciendo, hace ya muchos años, Cáritas diocesana u otras asociaciones eclesiales de ese tipo como Manos Unidas, etc.

En cuanto esto se ha presentado a los laicos encontramos que hay ayudas y deseos de colaborar de manera impresionante porque es un problema real. No basta decir que el aborto es malísimo puesto que ya lo sabemos sino que luego hay que llegar a las personas para ver qué les lleva a abortar y, sobre todo, saber qué ayuda tienen para que no aborten.

.- Unomasdoce: ¿Cuál ha sido su impresión en sus continuas visitas a la zona extremeña de la diócesis de Toledo donde se enclava Guadalupe? ¿Cree que debería pasar a depender eclesiásticamente de la provincia eclesiástica de Mérida-Badajoz?

He visitado muchas veces, no sólo, Guadalupe, sino todas las parroquias toledanas que se encuentran en el territorio de la comunidad autónoma de Extremadura y no he tenido nunca ninguna controversia con los fieles de esas parroquias en cuanto a la pertenencia a la diócesis de Toledo y ni siquiera ha aparecido el tema; si ha aparecido alguna vez es para decir: “Nosotros somos de Toledo”.

Entiendo que para el pueblo extremeño existe un amor a la Virgen y todo lo que signifique Guadalupe para ellos es parte de su seña de identidad pero podían ver a esos católicos de esas parroquias que están en la diócesis de Toledo que no tienen ningún problema para aceptarlo. Veo que es un problema un poco ficticio que tiene relación con una manera de organizar el territorio de España que lógicamente tiene una relación más directa con lo local. Yo eso lo entiendo pero nunca he entendido que se llevara a la Asamblea de Extremadura una moción donde se decía que pedían a la Iglesia respetuosamente que Guadalupe pasara a Extremadura y creo que se trata de cuestiones de tipo político.

La relación con los hermanos obispos de la provincia eclesiástica de Mérida-Badajoz es buena y ellos han hablado, en ocasiones, que podría hacerse de Guadalupe un sitio especial.

Y luego están algunas reivindicaciones que son un poco nacionalistas entre las que se encuentran una asociación llamada “Guadalupex” que, aparte de no centrarse en el tema profundo de decir qué es lo que necesitan esas parroquias y esos parroquianos, además deriva en su actividad en una compresión de la historia un poco errónea.

Por tanto, si la Sta. Sede creyera conveniente que eso pastoralmente fuera atendido por las diócesis que fueran de la provincia eclesiástica de Mérida-Badajoz yo no tendría nada que decir. Pero no veo, desde ese punto de vista, que solucionara el problema pastoral que puedan tener.

Por otro lado, rechazo absolutamente de todo plano, como a veces he sido yo criticado u otros arzobispos, como si fuera un deseo de ansia imperialista o como si sacáramos mucho dinero. Y eso no responde a un análisis serio para nada. Y mucha gente se va convenciendo y lo va viendo.

.- Unomasdoce: Una de las últimas decisiones del gobierno castellano-manchego ha sido retirar la ayuda económica para el servicio pastoral en los Hospitales de la región y congelar las ayudas económicas para la enseñanza concertada. ¿Qué análisis hace de esta decisión?

Eso no está claro. Ahí hay un problema concreto y es que el Presidente García-Page no podía aprobar los presupuestos sin aceptar alguna petición de los dos diputados de Podemos en las Cortes de Castilla-La Mancha. Y lo que ha dicho Podemos es que tenía que haber un texto y aprobarlo para que así se pudieran aprobar los presupuestos para 2016 en el cual se tocara el tema de la asistencia religiosa a los centros de salud y en otro apartado distinto (porque son dos argumentaciones diferentes) el que se congelara el presupuesto para la escuela concertada y que en el futuro eso fuera reduciéndose.

A mí me parece lo segundo más peligroso que lo primero y, sobre todo, porque atenta a la libertad de enseñanza.

El tema de la asistencia religiosa en hospitales lo han colocado en el sentido de por qué un gobierno regional tiene que pagar esa cantidad de dinero. Piden que lo paguen los católicos. No deja de ser una manera de entender lo público desde un ámbito muy sesgado y por tanto, para nosotros, el problema no es que no nos paguen sino si los ciudadanos pueden tener la libertad de decir: este servicio lo queremos y que lo pague nuestro gobierno.

Pero desde el punto de vista jurídico el gobierno regional no puede más que decir en una proposición no de ley al gobierno de la nación: primero que se quite y, si no, que lo pague el gobierno central. Brindis al Sol.

Lo segundo es más peligroso porque es el tema de saber qué es la enseñanza pública y qué es lo público. Este tema lo he tratado en uno de mis escritos y que lleva por título: “Reflexiones sobre lo Público”.

La realidad es que el gobierno regional de Castilla-La Mancha ha conseguido que se aprueben los presupuestos de 2016 y ahí ha quedado el texto escrito que puede dar lugar a que se entiendan las cosas mal y pensar que la Iglesia Católica está aquí como si fuera una chupóptera recibiendo dineros que se dicen públicos como si los ciudadanos católicos de las diócesis que están en el territorio de Castilla-La Mancha no pagaran sus impuestos igual que los demás.

.- Unomasdoce: Vd. ostenta el cargo de Presidente de la Comisión Episcopal de Misiones ¿Qué mensaje transmitiría a la sociedad acerca del trabajo de tantos misioneros españoles repartidos por los cinco continentes?

El ser humano, aunque tiene muchas raíces egoístas, tiene también, como es lógico, muchas raíces generosas y de atender, gratuitamente, las necesidades de los demás.

No es que yo imponga la misión ad gentes o el trabajo en otras diócesis donde se necesita. Lo que sí es cierto es que llama muchísimo la atención esa manera tan generosa sin recibir mucho, desde el punto de vista humano; el ir a otros lugares para ayudar en otras condiciones porque hay otra cosa más profunda que es ser cristiano, ser discípulo del Señor Resucitado y por eso voy allí. Y eso se siente desde dentro como decía el apóstol San Pablo: “¡Ay de mí si no evangelizara! Y ese es el sentido que tiene la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación con las Iglesias: ayudar al resto de la Iglesia en España en que esto se mantenga vivo y fuerte.

Y por eso estoy contento. Falta prácticamente menos de un año para acabar mis dos trienios como Presidente de esa comisión episcopal y para mí ha sido muy bonito y muy hermoso. Y esto te da una visión de la Iglesia mucho más acorde con lo que el Señor quería: “Id a todos los pueblos y llevad el Evangelio”.

.- Unomasdoce: Para concluir esta entrevista ¿Cuál es su deseo para la Iglesia diocesana de Toledo y para la Iglesia de España?

Para la Iglesia de Toledo intentar ser cada vez más diocesana en el sentido que somos comunidades que necesitamos las unas de las otras y que es importante unir fuerzas en nuestra tarea pastoral y en las necesidades del ser cristiano y en aquellos que quieran pertenecer.

Para la Iglesia española es muy importante saber que hay una serie de cosas que debemos realizar, cada diócesis en su propio territorio, pero también con los demás territorios de las demás diócesis que componemos la Iglesia en España; que se vea que es un ámbito de comunión y que debemos ayudarnos. Y que tenemos que ser muy clarividentes a la hora de saber qué es lo fundamental: la evangelización, la iniciación cristiana, la familia, y la vivencia de la caridad que transforme nuestra mentalidad. También que seamos católicos que sepamos estar en el mundo actual sin privilegios pero también con unos derechos que tenemos como cualquier otro grupo social dentro del estado español.

Sin olvidar que una buena laicidad significa que todos los que formamos España podemos contribuir. Pienso que la Iglesia Católica no se queda atrás en absoluto sino que está en los primeros puestos, con modestia pero con absoluta verdad, a que nuestra sociedad sea mejor y que esté mejor servida en los hombres y mujeres que llamamos españoles.

(Juan Francisco Pacheco Carrasco)

Jornada de Cristianos y Política organizada por la archidiócesis de Toledo

2016-04-05-conferencia-oreja

5 de abril de 2016.- Por segundo año consecutivo, la Delegación de Apostolado Seglar de la Archidiócesis de Toledo, a través del Grupo de Trabajo Polis, organiza la Jornada de Cristianos y Política, que tendrá lugar el sábado 9 de abril, a las 18.00 horas, en el Salón de Actos del Colegio Infantes de Toledo. En esta ocasión será el exministro y exeuroparlamentario y presidente de la Fundación Valores y Sociedad, Jaime Mayor Oreja, quien compartirá su testimonio y experiencia como cristiano comprometido en el ámbito de la política.

La conferencia-coloquio está abierta a todos los públicos y contará con servicio de guardería para todas las personas que deseen acudir con sus hijos. La I Jornada de Cristianos y Política se celebró el 18 de abril del año pasado, con gran éxito de público. En ella participaron como ponentes José Luis Bazán, asesor jurídico de la Comisión de Conferencias Episcopales de la Comunidad Europea en Bruselas, y Victoria Martín de la Torre, periodista experta en los Padres de la Unión Europea, ambos testigos del discurso del Papa Francisco en el Parlamento Europeo de 25 de noviembre de 2014.

Esta actividad forma parte de una serie de iniciativas promovidas por la Archidiócesis de Toledo para fomentar la participación y presencia de los católicos en la vida pública, entre las que destaca especialmente el II Curso de Verano sobre Doctrina Social de la Iglesia, que tendrá lugar del 1 al 3 de junio en Toledo y que contará, entre otros, con la presencia de D. Demetrio Fernández, Obispo de Córdoba, y de Josep Miró i Ardévol, Presidente de E-Cristians.

(Archidiócesis de Toledo)