Categoría: Deporte y Fe

Videomensaje para el Super Bowl – Final del campeonato de la Liga Nacional de Fútbol (EE.UU.)

¡Bienvenidos!
Los grandes eventos deportivos, como el Super Bowl de hoy, son sumamente simbólicos, lo que demuestra que es posible construir una cultura del encuentro y un mundo de paz.
Al participar del deporte, somos capaces de ir más allá del propio interés personal – y de una manera saludable – aprendemos a sacrificarnos, a crecer en fidelidad y en el respecto a las reglas.

Que el Super Bowl de este año sea un símbolo de paz, de amistad, de solidaridad para todo el mundo!

¡Gracias.!

Anuncios

Simone Biles, la reina de la gimnasia de las Olimpiadas Río 2016 que reza el rosario y va a misa

32075_la_estadounidense_simone_biles_es_la_gran_figura_de_la_gimnasia_mundial

Simone Biles comienza a ser una leyenda en los Juegos Olímpicos. La pequeña gimnasta estadounidense (mide 1,45 metros) de 19 años de edad es ya, nada más comenzar la competición olímpica, la llamada a ser la reina de Río 2016, siendo, además, considerada por muchos expertos la indiscutible sucesora de la legendaria Nadia Comaneci.

Como parte del equipo estadounidense de gimnasia, Biles es la gran favorita en concurso general, salto, barra de equilibrio, suelo y por equipos. Sólo se le podría escapar en las paralelas asimétricas. Hasta el momento es la única con tres títulos mundiales consecutivos en el concurso general y con diez coronas universales.

La sucesora de Nadia Comaneci
El primer 10 de la historia olímpica lo obtuvo una pequeña y delicada rumana de nombre Nadia y apellido Comaneci. Fue en las olimpiadas de Montreal en 1976. Asombró al mundo por su inmenso talento que se plasmó en las cinco medallas (3 de ellas fueron de oro) que obtuvo. Tenía tan sólo 14 años de edad. Luego concluiría su carrera con cinco títulos olímpicos.

Cuarenta años más tarde, Biles, que tiene como meta colgarse en Río cinco oros, lo que ninguna otra gimnasta ha conseguido en unos Juegos, es considerada por los críticos deportivos del mundo como la sucesora de la rumana. No en vano, Biles ha sido modelada en un gimnasio de Texas dirigido por la mujer del técnico que en su momento llevó a la cima a Comaneci, Bela Karolyi.

El entrenador que encumbró a Comaneci está convencido de que la explosividad, talento y ritmo de Biles confirmarán la sucesión. «En aquella época, Nadia fue considerada como la perfección absoluta. Después, a Mary Lou Retton (campeona del concurso individual en Los Ángeles en 1984) se le vio como una de las niñas maravilla de la historia de la gimnasia, y ahora es el momento de Simone», ha aventurado el veterano técnico.

También, una de las estrellas aludidas apuestan a fondo por Biles. «Jamás vi a alguien con más talento. Nadie la puede batir», ha dicho de ella Retton, la ídolo de la gimnasia americana.

Su madre, alcohólica; cuidada por los servicios sociales
Simone no lo ha tenido nunca fácil. Su historia es la de una niña nacida en Ohio cuya madre (y madre de otros seis) había sido golpeada duramente por las drogas y el alcohol. Cuando sólo tenía tres años, la niña tuvo que ser separada de su madre y puesta bajo el cuidado de los servicios sociales.

Después, sus abuelos, que vivían en Texas, con mucho gusto se hicieron, primero, cargo tanto de ella como de una de las hermanas de la hoy gimnasta, y, luego, adoptaron a ambas niñas.

Con ello, su vida comenzaba a dar un giro dramático… y para siempre. A los seis años apareció en el gimnasio de la esposa del entrenador de Comaneci, Aimee Boorman y desde entonces no se ha separado de su entrenadora, que vio en Biles un potencial inaudito.

Lleva la clave de su éxito en el bolso
Recientemente la revista US Weekly publicó un artículo sobre las cosas que Simone lleva en su bolso cuando va a una competición. Ella, que se considera “bastante organizada”, lo dejó fotografiar…

Además de una pequeña bolsa de lona que lleva a sus entrenamientos en Spring, Texas, un llavero que dice “Futura Olímpica” que le regalaron sus compañeras de equipo, una cartera que le obsequiaron sus padres, unos cascos para escuchar música (escucha a Ariana Grande y ama a G. Eazy y Chris Brown), un móvil, un cepillo para el pelo, las llaves del coche, un desinfectante de manos, y, un …

“Mi mamá (Simone llama a sus abuelos “papá y mamá”), Nellie, me dio un rosario en la iglesia. No lo uso para rezar antes de una competición. Lo rezo normalmente por mi misma, pero lo tengo allí de todos modos…”, comentó para el magazine estadounidense al ser preguntada por el rosario que llevaba en el bolso.

Sus grandes apoyos: su fe y su familia
Además de rezar el rosario, Simone asiste a la misa dominical con sus padres, quienes han desempeñado un rol fundamental en su vida pues desde muy niña la han apoyado incondicionalmente en todos sus esfuerzos.

Convertirse en una estrella de la gimnasia, “requiere mucha dedicación, muchos sacrificios. Hemos cancelado vacaciones. En nuestras vacaciones hemos viajado con Simone (para competiciones). Ha sido un sacrificio por nuestra parte porque esto es algo que nuestra hija disfruta y por lo que siente pasión. Estamos dispuestos a ir con ella en este viaje”, confiesa su madre Nellie.

Con estos apoyos, seguro que veremos en los próximos días cómo Simone Bile se convierte en la gran reina de la gimnasia en Río 2016…

(Religión en libertad)

El Real Madrid ficha a Kovacic: reza, habla de su fe, lleva camisetas de Cristo y visita Medjugorje

real-madrid

El Real Madrid ha confirmado la contratación para las próximas seis temporadas del mediocentro croata de 21 años, Mateo Kovacic, que cuando tenía 18 años fue fichado por el Inter de Milán por 15 asombrosos millones de euros, jugó la pasada temporada en el Inter de Milán donde disputó 44 partidos y anotó 8 goles. En la selección croata tiene otro compañero del Real Madrid, Luka Modric. Los expertos alaban en Kovacic su habilidad en la media punta y un último pase potente.

Además, Kovacic es un católico convencido y habla de su fe con fuerza. 

Una infancia peculiar

La fe de Kovacic ya llamó la atención de ReligiónEnLibertad en un artículo de marzo de 2013 de Javier Lozano.

Kovacic nació un 6 de mayo de 1994 en Linz, Austria. Hasta ahí se habían mudado sus padres en 1991, huyendo de la guerra de los balcanes, procedentes de Kotor Varos, una ciudad eminentemente poblada por ortodoxos y que fue devastada por los serbios.

En tierras austriacas dio sus primeros pasos como futbolista, creciendo en el seno de una educación católica. “Era un niño tranquilo, valiente y muy religioso. Iba todos los domingos a misa“. Así le definían sus padres, que en 2007 decidieron volver a casa con el muchacho pese a que ya llamaba la atención de diversos clubes.

Con 13 años entró en el Dinamo de Zagreb, el mayor equipo del país. Fue ascendido a un equipo dos categorías más alto del que le correspondía por su edad.

Pero en 2009, con quince años, sufrió un duro revés. Una doble fractura de tibia y peroné, con una complicada operación, le mantuvieron diez meses sin poder jugar a fútbol. “Me apoyé en la fuerza de Jesús para pasar ese mal momento. Definitivamente,volví aún más fuerte gracias a Él. Son experiencias que hacen que tu cabeza se vuelva más fuerte”, declararía después.

Apenas un año después debutaba en el primer equipo del Dinamo, convirtiéndose en el futbolista más joven que llegaba a la Primera División de Croacia. Por si fuera poco, en el mismo día de su debut, el 20 de noviembre, con 16 años y 198 días, marcaba su primer gol, lo que le convertía en el goleador más joven de toda la historia en el fútbol croata.

A pesar de ello, y de la lógica fama que alcanzó en su país, Mateo Kovacic continuaba mostrando día a día su fe. No en vano, pese a ser la nueva estrella en Croacia, continuaba no sólo acudiendo a misa todos los domingos, sino que seguía oficiando de monaguillo.

En la iglesia encontró el amor
Aquello le valió algunas burlas de sus amigos y compañeros de equipo, pero como el mismo Kovacic afirma, “no me importaba, nunca me molesté, y nunca dejé de hacerlo. Ahora lo veo con cierto humor…”.
Entre otras cosas, porque fue precisamente en la iglesia donde conoció a su novia.Isabel era corista del coro de la parroquia. Una vida tan reservada la suya que no fue hasta cuando llegó al Inter este enero que dio a conocer su nombre, para disgusto de la prensa croata, que durante más de dos años estuvo tratando de investigar de quién se trataba.
Ha sido comparado con Messi. Aunque él, modesto, rehúye tal analogía. “No tengo ni un 10% del talento de Messi”, afirma. “Pero con mucho trabajo y la ayuda de Dios me puedo convertir en un gran futbolista”, afirmaba en 2013.
En Italia varias veces ha hablado de su fe, fuente de su fuerza. “No tengo problemas en decir que creer me da fuerza, me ayuda a jugar mejor” ni en reconocer que “normalmente, debajo de la camiseta del equipo, me pongo una camiseta con una imagen de Jesús“.

Por eso, a nadie extrañó cuando, el día previo al derbi de la Madonnina (partido entre el Milan y el Inter, y que recibe ese nombre por la estatua de la Virgen María situada en la cima del Duomo), Kovacic declaró que “cuando uno cree en Jesús, no tiene miedo del diablo“, sobrenombre con el que se conoce al Milan.

Habitual de Medjugorje
Cómo el mismo ha reconocido en más de una ocasión, cuando puede acude en peregrinación al Santuario de la Virgen en Medjugorje. De hecho, se encontraba en Herzogovina cuando recibió la llamada del Inter. “Es algo realmente maravilloso para mí.Aquí puedes ir a Misa todos los días. Es realmente bello poder estar aquí, y me enorgullece ver que siempre somos bien recibidos en Herzegovina”, afirma Kovacic.

En Italia explicó cómo afronta la tensión del fútbol.”Rezo antes de todos los partidos. Me da la fuerza y la inspiración para jugar, y el poder saber que todo va a estar bien. Como cualquier persona normal, tengo mis heridas y debilidades, y la oración y la fe me ayudan a superarlo“.

Este es el nuevo fichaje del Real Madrid.

Chicharito, testimonio de un futbolista Católico

???????????????????????????

Javier “Chicharito” Hernández es el futbolista mexicano del momento. Tras convertirse en una de las sensaciones del fútbol inglés con sus grandes actuaciones en el Manchester United (donde en diciembre de 2012 fue elegido mejor jugador de la Premier League), acaba de ser cedido al Real Madrid por una temporada.

Sin embargo, no sólo su fútbol y sus goles han impresionado a los ingleses sino que la profunda fe y la humildad de este joven de 26 años le han puesto como ejemplo para los jóvenes. Aparece ya en las listas de los deportistas más religiosos del mundo. Continue reading “Chicharito, testimonio de un futbolista Católico”

Ex-director médico del Real Madrid: «Me dejaría partir las piernas afirmando que Jesús resucitó»

Cuando había sido laureado por sus méritos profesionales y su equipo acariciaba el título en la liga de fútbol española, recibió una amarga noticia que cambió su forma de vivir la fe. Fue un galardonado jugador de baloncesto que se consagró en el Real Madrid, club en el que se desempeñaría más tarde como director de servicios médicos del plantel de fútbol.

alfonsodelcorral(Portaluz/InfoCatólica) Es Alfonso del Corral, quien estuvo 37 años ligado a la institución madridista, tiempo en el que vivió grandes satisfacciones profesionales, pero también la amargura familiar una noche de junio de 1997.

Auge y caída en una noche

Alfonso terminaba su tesis doctoral en la Universidad de Navarra, obteniendo la máxima calificación. Fue galardonado con un «Cum Laude». La algarabía académica se sumaba al trabajo competitivo de los jugadores merengues, quienes disputaban el último partido de la liga española en el Santiago Bernabéu.

Ya estaban acariciando el título, corría el minuto 77. Alfonso tuvo que dejar precipitadamente el banquillo. Álvaro, su hijo de seis años, se debatía entre la vida y la muerte. Había sufrido un grave accidente luego de jugar fútbol con sus amigos. La puerta de un garaje le había aplastado, provocando consecuencias fatales. «Era un niño especial, generoso, cálido y tenía el doble de fortaleza que nosotros. Pero todo coincidió en una serie de hechos muy brutales. Horas antes me premiaron, mis padres estaban emocionados, yo vestido con birrete; posteriormente, ganamos la liga… ¡y enterarme de la muerte de mi hijo!».

Sostenido por Cristo

«Viví por mucho tiempo en duelo», dice aún compungido y reconoce que hasta ese accidente «yo era creyente, pero con una tradición recibida y no vivida… Ahora, aún con mis contradicciones, intento ser una persona que vive su fe con un compromiso. Porque en medio del dolor yo tuve la experiencia de Dios con el Resucitado. Y hoy me dejaría partir las piernas afirmando que Jesús resucitó».

Alfonso es médico y no escabulle cuestiones polémicas, antes gusta del diálogo entre la ciencia y la fe cuando asegura su fe en el Resucitado. «Hay quienes pueden pensar que son alucinaciones, pero yo soy médico, soy una persona racional: aquello que experimenté, lo viví real. Esa verdad me acompañará y me da la esperanza de que Él está ahí».

Tal como vivió en primera persona las lesiones deportivas de un jugador profesional, encontró las herramientas para reintegrarse a la realidad. Hoy atiende en un centro médico de renombre de España, está casado y tiene cinco hijos, «cuatro aquí y uno en el cielo». Sin embargo, hace 15 años -dice- no podría haber entendido esta ausencia, pues «en el éxito normalmente no estás receptivo. El triunfo nos envuelve y difícilmente estamos abiertos a disfrutar los sentidos. Hay quienes quedan destruidos por el dolor y el sufrimiento, pero a la mayor parte de la gente, el dolor les transforma y les hace ser mejores personas, crean o no crean. Pero si creen, normalmente su transformación es más profunda y trascendente».

El Cottolengo: un lugar de transformación

Siguiendo la noble tradición de sus padres, Alfonso comenzó a colaborar con el Cottolengo de Madrid y se comprometió a ayudar en ese centro que atiende a personas sin recursos y que viven de la Providencia. «Cuando me decidí a ir, era verano y una de las hermanas le agradeció a Dios que llegara un médico a asistirles. Este lugar es algo vivo, es Evangelio puro. Hay enfermos que la vida les ha golpeado muy duramente. Por sus experiencias emocionales, he salido llorando muchas veces».

«Un día salí de allí llorando al conocer que una paralítica cerebral, quien apenas movía un pie para dirigir la silla de ruedas, pasaba horas ante el Santísimo y le había dicho a las religiosas, las únicas con las que había desarrollado un sistema de comunicación, que rezaba por mí y mi familia. Eso, cambió para siempre toda mi perspectiva».

Su pasión por el deporte sigue intacta. Suficiente como para seguir ligado al Real Madrid, pero como socio y abonado. Agradecido de Dios, está convencido «que en todas las dificultades de la vida, me acompañó Dios. Aunque no me ha dado la cara, sé que existe y lo más importante de mi experiencia es el camino posterior. Sé que Dios es más que una sensación, pero hay millones de momentos en que veo que Él está conmigo y me acompaña en este caminar».

Ancelotti, devoto del Padre Pío: «Rezo pero no por el fútbol, Dios tiene cosas mejores que hacer»

wpid-pq_14373_carlo_ancelotti.jpeg

El nuevo entrenador del Real Madrid, Carlo Ancelotti, lo ha sido todo en el mundo del fútbol tanto como jugador como entrenador. Ganó varias copas de Europa como centrocampista del Milán y luego otras dos como técnico del mismo equipo.

Sin embargo, el italiano siempre ha tenido presente sus orígenes, muy humildes. Proveniente de una zona rural, Carlo era hijo de agricultores. Allí le inculcaron unos valores cristianos que aún mantiene. Recuerda como su padre trabajaba horas y horas para dar de comer a su familia.
“Nunca se quejó, y mi personalidad viene de él. Él es muy tranquilo y muy paciente. Nunca le vi enfadado. Puede parecer muy diferente a mi vida, pero veo comparaciones con el fútbol en todo momento”, comentaba el laureado entrenador en una entrevista en Inglaterra.
Es también conocido que Ancelotti tiene una fervorosa fe en el Padre Pío. Siempre lleva una estampa suya con él. “Hizo milagros y me siento movido emocionalmente por su vida”, reconoce.
Igualmente, en la entrevista habla de sus oraciones. “Creo en Dios y le pido cosas, aunque por cuestiones personales, no por el fútbol. Creo que Dios tiene cosas mejores que hacer”, afirmaba el ahora entrenador del Real Madrid.