Categoría: Regina Coeli

Palabras del Santo Padre al rezo del Regina Coeli, 08.04.2018

regina-coeli-francisco

Antes del Regina Cæli

Queridos hermanos y hermanas:

Antes de la bendición final, nos dirigiremos en oración a nuestra Madre celestial. Pero antes quiero daros las gracias a todos vosotros que habéis participado en esta celebración, especialmente a los Misioneros de la Misericordia, reunidos para su encuentro. ¡Gracias por vuestro servicio! Continue reading “Palabras del Santo Padre al rezo del Regina Coeli, 08.04.2018”

Anuncios

Ángelus: “comprometámonos a leer y a meditar la Biblia”

angelus-740x493.jpg-1-octubre

(ZENIT-Bolonia 1 de octubre de 2017). – “Comprometámonos a leer y a meditar la Biblia, especialmente el Evangelio”. Han sido los estímulos del Papa Francisco en el ángelus dominical que ha celebrado en Bolonia, el 1 de octubre de 2017.
Al mediodía, el Papa se ha reunido con representantes del mundo del trabajo, en la “Piazza Maggiore” de la ciudad de Emilia Romaña, en el norte de Italia. Ha recitado con ellos la oración mariana, saludando la beatificación del Padre eslovaco Titus Zeman, mártir, uniéndose a los fieles reunidos en el Santuario de Pompeya para la tradicional Súplica a Nuestra Señora del Rosario. Continue reading “Ángelus: “comprometámonos a leer y a meditar la Biblia””

Palabras del Santo Padre Francisco al rezo del Regina Coeli, 21.05.2017

fran_angelus

21 de mayo de 2017.- Hoy, VI domingo de Pascua, a las 12 el Santo Padre Francisco se ha asomado a la ventana de su estudio en el Palacio Apostólico Vaticano para rezar el Regina Coeli con los fieles y peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro.

Estas han sido las palabras del Papa antes de la oración mariana: Continue reading “Palabras del Santo Padre Francisco al rezo del Regina Coeli, 21.05.2017”

Palabras del Santo Padre Francisco al rezo del Regina Coeli, 07.05.2017

fran_angelus

7 de mayo de 2017.- Hoy, IV domingo de Pascua, a las 12 horas el Santo Padre Francisco se ha asomado a la ventana de su estudio en el Palacio Apostólico Vaticano para rezar el Regina Coeli con los fieles y peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro.

Estas han sido las palabras del Papa antes de la oración mariana Continue reading “Palabras del Santo Padre Francisco al rezo del Regina Coeli, 07.05.2017”

Palabras del Santo Padre Francisco al rezo del “Regina Coeli”, 30.04.2017

fran_audiencia30 de abril de 2017.- Al finalizar la Audiencia a la Acción Católica Italiana, con motivo de la celebración de los 150 años de su nacimiento, el Santo Padre Francisco ha rezado el Regina Cæli con con los fieles y peregrinos congregados en la Plaza de San Pedro.

Estas son las palabras del Santo Padre al introducir la oración mariana: Continue reading “Palabras del Santo Padre Francisco al rezo del “Regina Coeli”, 30.04.2017”

Palabras del Santo Padre Francisco al rezo del Regina Coeli (15.05.2016

francisco_angelusDomingo 15 de mayo de 2016

SOLEMNIDAD DE PENTECOSTÉS (C)

Queridos hermanos y hermanas:

Hoy celebramos la gran fiesta de Pentecostés, que cierra el Tiempo Pascual, cincuenta días después de la Resurrección de Cristo. La liturgia nos invita a abrir nuestra mente y nuestro corazón al don del Espíritu Santo, que Jesús prometió varias veces a sus discípulos, el primer y principal don que Él nos ha dado con su Resurrección. Este don, Jesús mismo lo ha pedido al Padre, como indica el Evangelio de hoy, que está ambientado en la Última Cena. Jesús dice a sus discípulos: «Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. Y yo le pediré al Padre que os dé otro Paráclito, que esté siempre con vosotros» (Jn 14, 15-16).

Estas palabras nos recuerdan sobre todo que el amor por una persona, y también por el Señor, se demuestra no solo con las palabras, sino con los hechos; y también “cumplir los mandamientos” va entendido en sentido existencial, de forma que toda la vida esté implicada. De hecho, ser cristiano no significa principalmente pertenecer a una cierta cultura o adherirse a una cierta doctrina, sino más bien unir la propia vida, en cada aspecto, a la persona de Jesús, y a través de Él, al Padre. Con este fin, Jesús promete la efusión del Espíritu Santo a sus discípulos. Precisamente gracias al Espíritu Santo, Amor que une al Padre y al Hijo y procede de ellos, todos podemos vivir la vida misma de Jesús. El Espíritu, de hecho, nos enseña todas las cosas, y la única cosa indispensable: amar como ama Dios.

En el prometer el Espíritu Santo, Jesús lo define «otro Paráclito» (v. 16), que significa Consolador, Abogado, Intercesor, es decir Aquel que nos asiste, nos defiende, está a nuestro lado en el camino de la vida y en la lucha por el bien y contra el mal. Jesús dice «otro Paráclito» porque el primero es Él mismo, que se ha hecho carne precisamente para asumir sobre él nuestra condición humana y liberarla de la esclavitud del pecado.

Además, el Espíritu Santo ejercita una función de enseñanza y de memoria. Enseñanza y memoria. Nos lo ha dicho Jesús: «El Paráclito, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho» (v. 26). El Espíritu Santo no lleva una enseñanza diferente, pero hace vivo y operante la enseñanza de Jesús, para que el tiempo que pasa no lo cancele y no lo borre. El Espíritu Santo coloca esta enseñanza dentro de nuestro corazón, nos ayuda a interiorizarlo, haciéndolo ser parte de nosotros, carne de nuestra carne. Al mismo tiempo, prepara nuestro corazón para que sea capaz realmente de recibir las palabras y los ejemplos del Señor. Todas las veces que la palabra de Jesús es acogida con alegría en nuestro corazón, esto es obra del Espíritu Santo.

Rezamos ahora juntos el Regina Coeli –por última vez este año–, invocando la materna intercesión de la Virgen María. Ella nos dé la gracia de ser fuertemente animados por el Espíritu Santo, para testimoniar a Cristo con franqueza evangélica y abrirse cada vez más a la plenitud de su amor.


Después del Regina Coeli

Queridos hermanos y hermanas:

Hoy, en el contexto apropiado de Pentecostés, se publica mi Mensaje para la próxima Jornada Mundial de las Misiones que se celebra cada año el tercer domingo de octubre. El Espíritu dé fuerza a todos los misioneros ad gentes y sostenga la misión de la Iglesia en el mundo entero. El Espíritu Santo nos dé jóvenes, chicos y chicas, fuertes que tengan ganas de ir a anunciar el Evangelio. Pedimos esto hoy al Espíritu Santo.

Os saludo a todos vosotros, familias, grupos parroquiales, asociaciones, peregrinos procedentes de Italia y de tantas partes del mundo, en particular de Madrid, de Praga y de Tailandia; como también los miembros de la Comunidad católica coreana de Londres.

Saludo a los fieles de Casalbuttano, Cortona, Terni, Ragusa; los jóvenes de Romagnano de Massa; y la “Sacra Corale Jónica” de la Provincia de Taranto. Saludo de forma particular a todos los que participan en la Jornada de hoy de la Fiesta de los Pueblos, en el 25º aniversario, que se celebra en la plaza de San Juan de Letrán. Que esta fiesta, signo de unidad y de la diversidad el culturas,nos ayude a entender que el camino hacia la paz es este, hacer la unidad respetando las diversidades.

Dirijo un pensamiento especial a los Alpinos, reunidos en Asti para el Encuentro Nacional. Les exhorto a ser testigos de misericordia y de esperanza, imitando el ejemplo del beato Don Carlo Gnocchi, del beato Fratel Luigi Bordino y del venerable Teresio Olivelli, que honran el Cuerpo de los Alpinos con la santidad de su vida.

A todos os deseo una buena fiesta de Pentecostés, este domingo. Por favor, no os olvidéis de rezar por mí.

Palabras del Santo Padre Francisco al rezo del Regina Coeli (17.04.2016)

fran_angelusDomingo 17 de abril de 2016

IV DOMINGO DE PASCUA (C)

Queridos hermanos y hermanas:

El Evangelio de hoy (Jn 10, 27-30) nos ofrece algunas expresiones pronunciadas por Jesús durante la fiesta de la dedicación del templo de Jerusalén, que se celebraba al final de diciembre. Él se encuentra precisamente en la zona del templo, y quizás aquel espacio sagrado cercado le sugiere la imagen del rebaño y del pastor. Jesús se presenta como “el Buen Pastor” y dice: «Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi mano» (v. 27-28). Estas palabras nos ayudan a comprender que nadie puede llamarse seguidor de Jesús, si no escucha su voz. Y este “escuchar” no debe ser entendido de manera superficial, sino cautivante, al punto de hacer posible un verdadero conocimiento reciproco, del cual puede nacer un seguimiento generoso, expresada en las palabras «y ellas me siguen» (v. 27). ¡Se trata de una escucha no sólo del oído, sino de una escucha del corazón!

Por lo tanto, la imagen del pastor y de las ovejas indica la estrecha relación que Jesús quiere establecer con cada uno de nosotros. Él es nuestra guía, nuestro maestro, nuestro amigo, nuestro modelo, pero sobre todo, es nuestro Salvador. En efecto, la siguiente frase  del pasaje evangélico afirma: «Yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi mano» (v. 28). ¿Quién puede hablar así? Solamente Jesús, porque la “mano” de Jesús es una sola cosa con la “mano” del Padre, y el Padre es «más que todas las cosas». (v. 29).

Estas palabras nos comunican un sentido de absoluta seguridad y de inmensa ternura. Nuestra vida está completamente segura en las manos de Jesús y del Padre, que son una sola cosa: un único amor, una única misericordia, rebelados una vez para siempre en el sacrificio de la cruz. Para salvar las ovejas perdidas que somos todos nosotros, el Pastor se hizo cordero y se dejó inmolar para tomar sobre él y sacar el pecado del mundo. En este modo Él nos ha dado la vida, pero la vida en abundancia (cfr Jn 10, 10). Este misterio se renueva, en una humildad siempre sorprendente, en la Eucaristía. Es allí donde las ovejas se reúnen para nutrirse; es allí donde se hacen una sola cosa, entre ellos y con el Buen Pastor.

Por esto no tenemos más miedo: nuestra vida está ya salvada de la perdición. Nada y nadie podrá arrancarnos de las manos de Jesús, porque nada y nadie puede vencer su amor. ¡El amor de Jesús es invencible! El maligno, el gran enemigo de Dios y de sus criaturas, prueba arrancarnos la vida eterna de muchas maneras. Pero el maligno no puede nada si no somos nosotros quien le abrimos las puertas de nuestra alma, siguiendo sus adulaciones engañadoras.

La Virgen María ha escuchado y seguido dócilmente la voz del Buen Pastor. Que Ella nos ayude a recibir con alegría la invitación de Jesús a transformarnos en sus discípulos, y a vivir siempre en la certeza de estar en las manos paternas de Dios.

Regina Coeli…


Después del Regina Coeli

Queridos hermanos y hermanas:

Agradezco a cuantos acompañaron con la oración la visita que realicé ayer a la isla de Lesbos, en Grecia. A los prófugos y al pueblo griego les he llevado la solidaridad de la Iglesia. Estaban conmigo el Patriarca Ecuménico Bartolomé y el Arzobispo Jerónimo de Atenas y de toda Grecia, como signo de la unidad en la caridad de todos los discípulos del Señor. Visitamos  uno de los campos de refugiados: provenían de Iraq, de Afganistán, de Siria, del África, de tantos países… Saludamos cerca de 300 prófugos, uno por uno. Los tres: el Patriarca Bartolomé, el arzobispo Jerónimo y yo. Muchos de ellos eran niños; aAlgunos de ellos -de estos niños- han visto la muerte de los padres y de sus compañeros, algunos de ellos murieron ahogados en el mar. ¡He visto tanto dolor! Y quiero contar un caso particular, de un hombre joven, no llega a 40 años. Lo encontré ayer, con sus tres hijos. Él es musulmán y me contó que estaba casado con una joven cristiana, se amaban y se respetaban mutuamente. Pero lamentablemente esta chica fue degollada por los terroristas, porque nos quiso renegar a Cristo y abandonar su fe. ¡Es una mártir! Y aquel hombre lloraba tanto…

Esta noche pasada un violento terremoto ha sacudido Ecuador, causando numerosas víctimas e ingentes daños. Recemos por aquellas poblaciones; y también por las de Japón, donde también se han producido algunos terremotos en estos días. Que la ayuda de Dios y de los hermanos les dé fortaleza y sostén.

Hoy se celebra la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones. Estamos invitados a rezar por las vocaciones al sacerdocio y  a la vida consagrada. En esta jornada he ordenado esta mañana a once nuevos sacerdotes. Renuevo mi saludo a los nuevos presbíteros, a sus familiares y amigos; e invito a todos los sacerdotes y seminaristas a participar en su Jubileo, los primeros tres días de junio. Y a los jóvenes, chicos y chicas, que estáis en la Plaza: pensad si el Señor no os llama a consagrar vuestra vida a su servicio, ya sea en el sacerdocio como en la vida consagrada.

Saludo con afecto a todos vosotros, peregrinos venidos de Italia y de tantas partes del mundo. Están presentas familias, grupos parroquiales, escuelas y asociaciones: os bendigo a todos. Saludo en particular a los fieles de Madrid, San Pablo de Brasil y Varsovia; así como a los peregrinos de las diócesis de Cerreto Sannita-Telese-Sant’Agata dei Goti y de Siena-Colle Val d’Elsa-Montalcino, acompañados por sus obispos; a los fieles de Specchia y de Verona; a la Coral Laurenziana de Mortara y al grupo “Genitori per la terapia intensiva neonatale”.

Estoy cerca de tantas familias preocupadas por el problema del trabajo. Pienso en particular en la situación precaria de los trabajadores italianos de los Call Center: deseo que sobre todo prevalezca siempre la dignidad de la persona humana y no los intereses particulares.

A todos os deseo un feliz domingo. Y por favor, no os olvidés de rezar por mí. Buon pranzo e arrivederci!


Traducción de Iglesiaactualidad, a partir del texto original en italiano distribuido por la Oficina de Prensa de la Santa Sede.