Etiqueta: evangelización

Las tres palabras de la evangelización

fran19042016.jpg

Jueves 19 de abril de 2018

Homilía del Santo Padre Francisco
Jueves de la III semana de Pascua

Acabamos de leer en los Hechos de los Apóstoles (8,26-40) que «un ángel del Señor habló a Felipe y le dijo: Levántate y marcha hacia el sur, por el camino de Jerusalén a Gaza, que está desierto». Sigue leyendo “Las tres palabras de la evangelización”

Anuncios

La reforma de la Curia Romana debe dar fuerza al testimonio cristiano y favorecer una evangelización más eficaz

consistorio1

Consistorio Extraordinario del Colegio Cardenalicio

12 de febrero de 2015.- Esta mañana, a las 9, en el Aula del Sínodo del Vaticano, se ha abierto el Consistorio Extraordinario del Colegio cardenalicio con el Santo Padre. Los trabajos se articulam en dos días, hoy y mañana con sesiones de las 9 a las 17. 

165 purpurados han participado esta mañana en la primera sesión del Consistorio Extraordinario con el Santo Padre, incluyendo a los veinte que serán creados cardenales en el Consistorio Ordinario Público el próximo sábado. 25 no han podido estar presentes por enfermedad o graves problemas, según informó tras el cierre de la sesión matutina el Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Padre Federico Lombardi S.I.

Después del rezo de la Hora Tercia y el saludo del cardenal decano, Angelo Sodano, el Papa Francisco ha dirigido un breve saludo a los participantes. ”Bienvenidos a esta comunión que se expresa en la colegialidad”, ha dicho, dando después las gracias al cardenal decano, a la Comisión de los nueve cardenales a su coordinador, el cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga y al secretario, el obispo Marcello Semeraro que presentaba la síntesis del trabajo desarrollado en estos meses para elaborar la nueva Constitución Apostólica sobre la reforma de la Curia. ”Una síntesis realizada con numerosas sugerencias, también por parte de los jefes y responsables de los dicasterios, además de varios expertos en esa materia”, ha subrayado el Santo Padre.

”La meta que queremos alcanzar es siempre la de favorecer una armonía más grande en la tarea de los diversos dicasterios y departamentos, con el fin de lograr una colaboración más eficaz con esa transparencia absoluta que edifica la sinodalidad y la colegialidad auténticas”, prosiguió Francisco recordando que ”la reforma no es un fin en sí misma, sino un medio para dar un fuerte testimonio cristiano; para favorecer una evangelización más eficaz, para promover un espíritu ecuménico más fecundo y para alentar un diálogo más constructivo con todos”.

”La reforma, muy deseada por la mayoría de los cardenales en el ámbito de las congregaciones generales que precedieron el cónclave, tendrá que perfeccionar todavía más la identidad misma de la Curia Romana, es decir la de coadyuvar al Sucesor de Pedro en el ejercicio de su supremo oficio pastoral por el bien y el servicio de la Iglesia universal y de las Iglesias particulares. Ejercicio con el que se refuerzan la unidad de fe y la comunión del pueblo de Dios y si promueven la misión propia de la Iglesia en el mundo”, señaló el Pontífice.

”Ciertamente alcanzar esa meta no es fácil -concluyó-, requiere tiempo, determinación y sobre todo, la colaboración de todos. Pero para conseguirlo tenemos que confíar en primer lugar en el Espíritu Santo que es la guía verdadera de la Iglesia, implorando en la oración el don del discernimiento auténtico. Con este espíritu de colaboración comienza nuestro encuentro, que será fecundo gracias a la aportación que cada uno de nosotros expresará con parresía, fidelidad al Magisterio y conciencia de que todo ello concurre a la ley suprema, es decir a la ”salus animarum”.

A continuación, el Sr. Card. Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga explicó a los purpurados que la reunión del Consejo de Cardenales que concluyó ayer y del que es coordinador, se centró sobre todo en la reforma de la Curia, pero no se trató exclusivamente de esa materia, ya que se analizaron otras cuestiones como el reglamento del Sínodo, el trabajo de la Comisión para la Protección de los Menores o la relación con los organismos económicos de la Santa Sede, (COSEA y IOR).

Por su parte, S.E. Mons. Marcello Semeraro, Secretario del Consejo de Cardenales, presentó las lineas principales para la reforma de la Curia Ramana, a la luz de la reunión de los jefes de los dicasterios que tuvo lugar en noviembre de 2014. Los temas a tratar son la función de la Curia, su relación con otros organismos -por ejemplo las conferencias episcopales- así como los criterios de racionalización y simplificación que deben imperar en su tarea, la Secretaría de Estado, la coordinación de los dicasterios de la Curia, la relación entre religiosos y laicos y los procedimientos que deben regir la preparación de la nueva constitución sobre ese organismo.

Se habló también de la institución de dos congregaciones. La primera abarcaría a los organismos que hasta ahora se ocupaban de los laicos, la familia y la vida. La segunda a los que tratan de materias ligadas a la caridad, a la justicia y a la paz. Una y otra se pueden valer de la colaboración de los Pontificios Consejos y de las Academias dedicadas a esas temáticas.

A lo largo de la mañana han intervenido doce prelados, sobre todo, observó el Padre Lombardi, cardenales que conocen bien el funcionamiento de la Curia, aunque han tomado también la palabra otros llegados de realidades muy diversas. Se ha observado que la reforma tiene una doble vertiente, teológica y jurídica, ya que muchos de sus supuestos atañen también al derecho canónico y a la jurisdicción eclesiástica, así como a las relaciones con otros episcopados. También se ha hecho presente que no sólo el Papa cuenta con la asesoría de la Curia, sino con la del Colegio Cardenalicio y con la del Sínodo de los Obispos. Asimismo se ha hablado, en este ámbito, de sinodalidad y colegialidad, con una preferencia de la segunda denominación sobre la primera.

No se ha pasado por alto la cuestión de la formación permanente del personal que trabaja en la Curia así como de la posibilidad de rotación en las tareas para contrarrestar la rutina. En este sector ha habido opiniones favorables y contrarias ya que diversos prelados sostenían que algunos campos requerían una especialización notable y el cambio era desaconsejable.

(VIS)

Las discordias entre cristianos son el mayor obstáculo para la evangelización

Francisco_20_feb24 de marzo de 2014.- Gratitud por el gran trabajo de evangelización que se lleva a cabo en Guinea, a pesar de la escasez de medios materiales e invitaciones a la unidad, la reconciliación y el diálogo con los miembros de otras religiones, son los puntos claves del discurso que ha entregado el Papa a los obispos de la Conferencia Episcopal de Guinea a quienes ha recibido esta mañana en audiencia al final de su visita “ad Limina”.

“Los discípulos de Cristo -escribe el Pontífice- forman un cuerpo vivo que manifiesta la alegría del evangelio por el entusiasmo de la fe, aunque las condiciones en que se anuncia la Buena Nueva sean, a menudo, difíciles. Desde un punto de vista puramente humano los medios de evangelización pueden parecer irrisorios. Lejos de desalentaros no debéis olvidar jamás que se trata de la obra de Jesús mismo , más allá de todo lo que podamos descubrir y comprender . Sin embargo , para que el Evangelio toque y convierta los corazones profundamente , debemos recordar que sólo si estamos unidos en el amor podemos dar testimonio de la verdad del Evangelio… Las discordias entre los cristianos son el mayor obstáculo para la evangelización. Favorecen el desarrollo de grupos que se aprovechan de la pobreza y la credulidad de la gente para proponer soluciones fáciles, pero ilusorias a sus problemas. En un mundo herido por tantos conflictos étnicos, políticos y religiosos , las comunidades deben ser “auténticamente fraternas y reconciliadas porque eso es siempre una luz que atrae “. Dios nos da la gracia, si sabemos acogerla, para hacer que la unidad sea superior al conflicto”.

Francisco recuerda posteriormente que para que el anuncio del Evangelio sea fructífero toda la existencia debe ser coherente con lo que se anuncia. Da las gracias a los obispos por haber instituido, para este fin, centros de formación de laicos y catequistas y les pide que sostengan a las familias que deben vivir sin ambigüedad un matrimonio cristiano, ya que la poligamia está todavía muy difundida en el país. También les sugiere que inviten a a los jóvenes a “dar testimonio de su fe comprometiéndose en la sociedad , demostrando así el apego a su país. En colaboración con los diferentes sujetos de la vida social deben ser siempre y en todas partes artesanos de la paz y la reconciliación en la lucha contra la pobreza extrema a la que Guinea se enfrenta . En esta perspectiva a pesar de las dificultades, os animo -escribe- a profundizar las relaciones con vuestros compatriotas musulmanes , aprendiendo mutuamente a aceptar modos de ser, de pensar y de expresarse diferentes”.

No olvida el Papa a los religiosos y religiosas que en Guinea “manifiestan el amor de Cristo a través de su obra de asistencia a la población , tanto en el ámbito sanitario como en el de la educación y la instrucción…llevando a cabo un verdadero acto de evangelización, y dando un auténtico testimonio de la ternura de Dios para todos los hombres , especialmente para los más pobres y los más débiles; un testimonio que toca los corazones y arraiga sólidamente la fe de los fieles”. A pesar de la escasez de recursos, Francisco suplica a los prelados que los sostengan siempre “tanto en lo espiritual como en lo material para que perseveren con valentía en la obra de evangelización y de promoción social”.

Los últimos párrafos están dedicados a los sacerdotes, cuyo número en el país es todavía exiguo. El Santo Padre se congratula por la reciente apertura del Seminario Mayor Benedicto XVI que da esperanzas para el futuro y subraya que el ejemplo de los sacerdotes que viven su vocación con alegría es capital para los nuevos presbíteros que deben “aprender a vivir en verdad las exigencias del celibato eclesiástico, así como la relación justa con los bienes materiales rechazando la mundanidad y el arribismo – porque el sacerdocio no es un medio de ascenso social -, así como el compromiso real con los más pobres”.

(VIS)