Guión litúrgico para la Misa de apertura del Año Jubilar Teresiano

Solemne inauguración del Año Jubilar Teresiano con motivo del

V CENTENARIO DEL NACIMIENTO DE
SANTA TERESA DE JESÚS

santa-teresa

15 de octubre de 2014

(formato pdf)

PROCESIÓN

Llegada procesional de las imágenes de Santa Teresa de Jesús y de la Virgen de la Caridad

Magnificat – Canon (Taizé)

Partitura Canon

RITOS INICIALES

Procesión de entrada

Maestra de la luz (Palazón)

Teresa de Jesús, doctora de la Iglesia,
maestra de la luz, centella del amor,
enséñanos la senda por la que caminaste
con alma enamorada, buscando en ti al Señor

1.-La oración es, Teresa, el atrio de tu casa
morada amurallada, palacio de interior,
refugio del humilde que aspira a las virtudes,
castillo de diamante o diáfano color.

2.-La luz va iluminando, Teresa, tus sandalias
que van pisando el tiempo para una nueva edad
con fríos y con soles, con lluvias y con nieves,
con grande sed de viento y amor de libertad.

3.-Tu escritura, Teresa, que hiciste de rodillas,
tus sílabas en vuelo, tu verbo celestial,
son fuego que palpita, son llama de amor viva,
palabra que inaugura un canto universal.

4.-Centellas de luz pura, Teresa, son tus ojos
absortos en la noche, prendidos del fulgor.
Reluce y se estremece tu alma que han tocado
los dedos del amado vistiéndola de amor.

El Arzobispo saluda a la Asamblea:

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

R./ Amén.

La paz esté con vosotros.

R./ Y con tu espíritu.

Saludo del Obispo de la diócesis de Ávila D. Jesús García Burillo

ACTO PENITENCIAL

Hermanos: al comenzar esta celebración eucarística, en la Solemnidad de Santa Teresa, pidamos a Dios que nos conceda la conversión de nuestros corazones. Así participaremos dignamente en estos Sagrados Misterios y podréis recibir, al final de la Misa, la Bendición Apostólica con Indulgencia Plenaria, para que se acreciente nuestra comunión con Dios y con nuestros hermanos.

Kyrie (Taizé)

Partitura Kyrie

El Arzobispo concluye de la siguiente manera:

Por las súplicas y los méritos de la Bienaventurada siempre Virgen María, de los santos Apóstoles Pedro y Pablo y de todos los Santos, os conceda Dios todopoderoso y compasivo la oportunidad de una verdadera y fructuosa penitencia, un corazón siempre contrito y dispuesto al cambio de vida, y la perseverancia en las buenas obras; para que perdonados todos vuestros pecados, os conduzca hasta la vida eterna.

R./ Amén.

A continuación el coro entona el himno Gloria a Dios en el cielo

Gloria (Ignacio Yepes)

Partitura Gloria

1. Por tu inmensa gloria
te alabamos, te bendecimos,
te adoramos, te glorificamos
y te damos gracias.

2. Señor Dios, Rey celestial,
Dios Padre todopoderoso.
Señor, Hijo único, Jesucristo.

3. Señor Dios, Cordero de Dios,
Hijo del Padre.
Tú que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros;

4. Tú que quitas el pecado del mundo,
atiende nuestra súplica;
tú que estás sentado a la derecha del Padre,
ten piedad de nosotros.

5. Porque sólo tú eres Santo,
sólo tú Señor,
sólo tú Altísimo Jesucristo,
con el Espíritu Santo
en la gloria de Dios Padre.

Amén.

Concluido el himno el Arzobispo dice la oración colecta:

ORACIÓN COLECTA

Oremos.

Señor Dios nuestro, que por tu Espíritu has suscitado a santa Teresa de Jesús, para mostrar a tu Iglesia el camino de la perfección, concédenos vivir de su doctrina y enciende en nosotros el deseo de la verdadera santidad. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

R./ Amén.

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA

Lo llena de sabiduría e inteligencia

Lectura del libro del Eclesiástico 15, 1-6

El que teme al Señor obrará así,
observando la ley, alcanzará la sabiduría.

Ella le saldrá al encuentro como una madre
y lo recibirá como la esposa de la juventud;

lo alimentará con pan de sensatez
y le dará a beber agua de prudencia;

apoyado en ella no vacilará
y confiado en ella no fracasará;

lo ensalzará sobre sus compañeros,
para que abra la boca en la asamblea;

lo llena de sabiduría e inteligencia,
lo cubre con vestidos de gloria;

alcanzará gozo y alegría,
le dará un nombre perdurable.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL

Sal 88, 2-3. 6-7. 8-9. 16-17. 18-19 (R.: Sal 21,23)

V./ Cantaré eternamente tus misericordias, Señor

R./ Cantaré eternamente tus misericordias, Señor

Cantaré eternamente las misericordias del Señor,
anunciaré tu fidelidad por todas las edades.
Porque dije: “Tu misericordia es un edificio eterno,
más que el cielo has afianzado tu fidelidad”.

R./ Cantaré eternamente tus misericordias, Señor

El cielo proclama tus maravillas, Señor,
y tu fidelidad, en la asamblea de los ángeles.
¿Quién sobre las nubes se compara a Dios?
¿Quién como el Señor entre los seres divinos?

R./ Cantaré eternamente tus misericordias, Señor

Dios es temible en el consejo de los ángeles,
es grande y terrible para toda su corte.
Señor de los ejércitos, ¿quién como tú?
El poder y la fidelidad te rodean.

R./ Cantaré eternamente tus misericordias, Señor

Dichoso el pueblo que sabe aclamarte:
caminará, oh Señor, a la luz de tu rostro;
tu nombre es su gozo cada día,
tu justicia es su orgullo.

R./ Cantaré eternamente tus misericordias, Señor

Porque tú eres su honor y su fuerza,
y con tu favor realzas nuestro poder.
Porque el Señor es nuestro escudo,
y el Santo de Israel nuestro rey.

R./ Cantaré eternamente tus misericordias, Señor

SEGUNDA LECTURA

Habéis recibido un espíritu de hijos adoptivos, que nos hace gritar ¡Abba, Padre!

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 8,14-17. 26-27

Hermanos:

Los que se dejan llevar por el Espíritu de Dios, ésos son hijos de Dios. Habéis recibido, no un espíritu de esclavitud, para recaer en el temor, sino un espíritu de hijos adoptivos, que nos hace gritar: ¡Abba! (Padre). Ése Espíritu y nuestro espíritu dan un testimonio concorde: que somos hijos de Dios; y si somos hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, ya que sufrimos con él, para ser también con él glorificados.

El Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad, porque nosotros no sabemos pedir lo que nos conviene, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables. El que escudriña los corazones sabe cuál es el deseo del Espíritu, y que su intercesión por los santos es según Dios.

Palabra de Dios.

El coro canta el ALELUYA, mientras los ministros preparan el incensario y el diácono pide la bendición al Arzobispo que preside la celebración.

ALELUYA

Si 39, 14

Los pueblos contarán su sabiduría, y la asamblea anunciará su alabanza.

EVANGELIO

Soy manso y humilde de corazón

Lectura del santo evangelio según san Mateo  11, 25-30

En aquel tiempo, exclamó Jesús:

– «Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.

Venid a mí los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y carga ligera.»

Palabra del Señor.

Tras la proclamación del Evangelio, el coro entona de nuevo el Aleluya. El diácono lleva al Arzobispo el Evangeliario para que lo venere y bendiga con él al pueblo. Después, el Arzobispo tiene la homilía. Tras la homilía se dejan unos instantes de silencio meditativo.

PROFESIÓN DE FE

Partitura Credo IPartitura Credo II

ORACIÓN DE LOS FIELES

El Arzobispo:

Oremos a Dios Padre, por Jesucristo su Hijo, que enriqueció a santa Teresa con los dones y carismas del Espíritu.

Coro:

Partitura Oración

Los lectores leen las intenciones propuestas:

Por toda la Iglesia, especialmente por la Iglesia que peregrina en España, que celebra con gozo el V centenario del nacimiento de Santa Teresa, para que fiel a la inspiración del Espíritu Santo continúe mostrando a los hombres el camino de la salvación. Oremos.

Por nuestro Santo Padre el Papa Francisco, por todo el colegio episcopal, especialmente por los obispos de España, para que el Señor conserve en ellos la gracia del Espíritu Santo, sirvan con fidelidad a la Iglesia y cuiden con solicitud pastoral el pueblo que tienen encomendado. Oremos.

Por los trabajos del Sínodo extraordinario de los Obispos sobre la familia que se está celebrando en Roma estos días, para que el Espíritu Santo ilumine a los Padres sinodales para afrontar desde el Evangelio los retos actuales de la familia. Oremos.

Por los religiosos y religiosas, especialmente por la familia carmelitana en este año jubilar teresiano, para que como Santa Teresa sepan dar un alto ejemplo de sabiduría cristiana en la Iglesia y en el mundo. Oremos.

Por todos los pueblos de la tierra, especialmente por aquellas regiones del mundo donde se sufre la guerra y la violencia, para que el “Principe de la paz” transforme el corazón de los hombres, a fin de que todos los pueblos puedan vivir y progresar en justicia, en paz y en libertad. Oremos.

Por los peregrinos que hoy inician el camino de la Luz con el bastón de Santa Teresa, para que el Señor derrame sobre ellos su bendición, de manera que su peregrinación por los cinco continentes del mundo, sea fructífera pastoral y espiritualmente. Oremos.

Por todos nosotros reunidos para celebrar la festividad de Santa Teresa, para que perseveremos en la verdadera fe, crezcamos en la caridad y seamos dóciles a los impulsos del Espíritu. Oremos.

El Arzobispo concluye la oración de los fieles:

Escucha, Señor, nuestras súplicas, que hoy te presenta santa Teresa, abogada e intercesora nuestra. Por Jesucristo nuestro Señor.

R./ Amén.

LITURGIA EUCARÍSTICA

OFERTORIO

Unos fieles llevan procesionalmente las ofrendas al altar. Los ministros preparan todo como de costumbre. El Presidente presenta las ofrendas, mientras el coro canta el Ave María Guaraní (E. Morricone).

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Señor, sean aceptables a tu divina majestad los dones que te presentamos, como te fue grato el don de sí misma, que te ofreció Santa Teresa de Jesús. Por Jesucristo nuestro Señor.

R./ Amén

PREFACIO

Significado de la vida de consagración exclusiva a Dios

El Señor esté con vosotros.

R./ Y con tu espíritu.

Levantemos el corazón.

R./ Lo tenemos levantado hacia el Señor.

Demos gracias al Señor, nuestro Dios.

R./ Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario que te alaben, Señor, tus criaturas del cielo y de la tierra, y, al recordar a los santos que por el reino de los cielos se consagraron a Cristo, celebremos la grandeza de tus designios.

En ellos recobra el hombre la santidad primera que de ti había recibido, y gusta ya en la tierra los dones reservados para el cielo.

Por eso, con todos los ángeles y santos, te alabamos proclamando sin cesar:

Partitura Santo IPartitura Santo II

PLEGARIA EUCARÍSTICA III

Santo eres en verdad, Padre, y con razón te alaban todas tus criaturas, ya que por Jesucristo, tu Hijo, Señor nuestro, con la fuerza del Espíritu Santo, das vida y santificas todo, y congregas a tu pueblo sin cesar, para que ofrezca en tu honor un sacrificio sin mancha desde donde sale el sol hasta el ocaso.

Por eso, Padre, te suplicamos que santifiques por el mismo Espíritu estos dones que hemos separado para ti, de manera que sean Cuerpo y +Sangre de Jesucristo, Hijo tuyo y Señor nuestro, que nos mandó celebrar estos misterios.

Porque él mismo, la noche en que iba a ser entregado, tomó pan, y dando gracias te bendijo, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo:

«TOMAD Y COMED TODOS DE ÉL,
PORQUE ESTO ES MI CUERPO,
QUE SERÁ ENTREGADO POR VOSOTROS».

Del mismo modo, acabada la cena, tomó el cáliz, dando gracias te bendijo, y lo pasó a sus discípulos, diciendo:

«TOMAD Y BEBED TODOS DE ÉL,
PORQUE ÉSTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE,
SANGRE DE LA ALIANZA NUEVA Y ETERNA,
QUE SERÁ DERRAMADA POR VOSOTROS
Y POR TODOS LOS HOMBRES
PARA EL PERDÓN DE LOS PECADOS.
HACED ESTO EN CONMEMORACIÓN MÍA».

Éste es el Sacramento de nuestra fe.

R./ Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección. ¡Ven, Señor Jesús!

Así, pues, Padre, al celebrar ahora el memorial de la pasión salvadora de tu Hijo, de su admirable resurrección y ascensión al cielo, mientras esperamos su venida gloriosa, te ofrecemos, en esta acción de gracias, el sacrificio vivo y santo.

Dirige tu mirada sobre la ofrenda de tu Iglesia, y reconoce en ella la Víctima por cuya inmolación quisiste devolvernos tu amistad, para que, fortalecidos con el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo y llenos de su Espíritu Santo, formemos en Cristo un solo cuerpo y un solo espíritu.

Que él nos transforme en ofrenda permanente, para que gocemos de tu heredad junto con tus elegidos: con María, la Virgen Madre de Dios, los apóstoles y los mártires, santa Teresa de Jesús y todos los santos, por cuya intercesión confiamos obtener siempre tu ayuda.

Te pedimos, Padre, que esta Víctima de reconciliación traiga la paz y la salvación al mundo entero. Confirma en la fe y en la caridad a tu Iglesia, peregrina en la tierra: a tu servidor, el Papa Francisco, a nuestro Obispo Jesús, al orden episcopal, a los presbíteros y diáconos, y a todo el pueblo redimido por ti.

Atiende los deseos y súplicas de esta familia que has congregado en tu presencia.

Reúne en torno a ti, Padre misericordioso, a todos tus hijos dispersos por el mundo. A nuestros hermanos difuntos y a cuantos murieron en tu amistad recíbelos en tu reino, donde esperamos gozar todos juntos de la plenitud eterna de tu gloria, por Cristo, Señor nuestro, por quien concedes al mundo todos los bienes.

Por Cristo, con él y en él, a ti, Dios Padre omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos.

Amén (polifonía)

RITO DE COMUNIÓN

Praecéptis salutáribus móniti, et divina institutióne formati, audémus dícere:

Partitura Padre Nuestro

Líbranos de todos los males, Señor, y concédenos la paz en nuestros días, para que, ayudados por tu misericordia, vivamos siempre libres de pecado y protegidos de toda perturbación, mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo.

R./ Tuyo es el Reino, tuyo el poder y la gloria por siempre, Señor.

Señor Jesucristo, que dijiste a los apóstoles «la paz os dejo, mi paz os doy», no tengas en cuenta nuestros pecados, sino la fe de tu Iglesia, y conforme a tu palabra concédele la paz y la unidad. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R./ Amén.

La paz del Señor esté siempre con vosotros.

R./ Y con tu espíritu.

El diácono:

Daos fraternalmente la paz.

Los asistentes intercambian entre sí un signo de comunión fraterna. El coro comienza a cantar el Agnus Dei, mientras se realiza la fracción del Pan.

CORDERO DE DIOS

Agnus Dei
Dona nobis dona nobis pacem
Agnus Dei qui tollis peccata mundi
miserere miserere nobis.

Este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Dichosos los invitados a la cena del Señor.

R./ Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme.

COMUNIÓN

Partitura Nada te Turbe

1.-Todo se pasa, Dios no se muda;
La paciencia todo lo alcanza..

2.- En Cristo mi confianza,
y de Él solo mi asimiento,
en sus cansancios mi aliento,
y en su imitación mi holganza.

3.- Aquí estriba mi firmeza,
aquí mi seguridad
la prueba de mi verdad,
la muestra de mi firmeza

4.- Ya no durmáis, no durmáis,
pues que no hay paz en la tierra.
No haya ningún cobarde
aventuremos la vida.
No hay que temer no durmáis,
aventuremos la vida

Oh, hermosura

¡Oh hermosura que excedéis
a todas las hermosuras!
Sin herir dolor hacéis,
y sin dolor deshacéis,
el amor de las criaturas.

Oh ñudo que así juntáis
dos cosas tan desiguales,
no sé por qué os desatáis,
pues atado fuerza dais
a tener por bien los males.

Juntáis quien no tiene ser
con el Ser que no se acaba;
sin acabar acabáis,
sin tener que amar amáis,
engrandecéis nuestra nada.

Partitura Laudate Dominum

1. Louez le Seigneur, tous les peuples! Fêtez-le, tous les pays, alléluia! Son amour envers nous s’est montré le plus fort, éternelle est sa fidélité, alléluia.

¡Alabad al Señor todos los pueblos! ¡Ensalzadlo, todas las naciones, aleluya! Firme es su misericordia con nosotros, su fidelidad dura por siempre, aleluya.

2. Dieu monte parmi l’acclamation, le Seigneur aux éclats du cor. Sonnez, pour notre Dieu, sonnez! Sonnez pour notre Roi, sonnez!

Dios asciende entre aclamaciones, el Señor al son de trompetas. Tocad para nuestro Dios, tocad. Tocad para nuestro Rey, tocad.

3. Acclamez, acclamez Dieu toute la terre, chantez à la gloire de son Nom, en disant: “Toute la terre se prosterne devant toi, elle chante pour toi, elle chante pour ton nom”

Aclamad, aclamad a Dios, toda la Tierra, cantad a la gloria de su Nombre, diciendo: “Toda la Tierra se postra ante ti, canta para ti, canta para tu nombre”.

4. Peuples, bénissez notre Dieu! Donnez une voix à sa louange, car il rend notre âme à la vie, il préserve nos pieds du faux pas, alléluia!

¡Pueblos, bendecid a nuestro Dios! Proclamad su alabanza, pues arranca nuestra alma de la muerte, nuestros pies de la caída, ¡aleluya!

5. Louez Dieu, louez Dieu dans son temple saint, louez-le au ciel de sa puissance, louez-le pour ses actions éclatantes, louez-le, louez-le selon sa grandeur.

Alabad a Dios, alabad a Dios en su santuario, alabadlo en su poderoso firmamento, alabadlo por sus grandes hazañas, alabadlo, alabadlo por su inmensa grandeza.

6. Alléluia, alléluia, que tout être vivant chante louange au Seigneur. Alléluia! Alléluia! Amen! Amen! Amen!

Aleluya, aleluya, que todo ser viviente cante alabanza al Señor. ¡Aleluya! ¡Aleluya! ¡Amén! ¡Amén! ¡Amén!

Instrumental. Dixit Dominus: “Judicabit” y “Conquasabit” (Georg Friedrich Händel)

RITOS FINALES

Oración después de la comunión

Señor, Dios nuestro, concede a tu pueblo, alimentado con el pan celestial, cantar eternamente tus misericordias como Santa Teresa de Jesús. Por Jesucristo, nuestro Señor.

R./ Amén.

Alocución de Saverio Cannistrà, prepósito general de los carmelitas descalzos.

Después de la alocución, el Arzobispo bendice a los peregrinos de “Camino de luz” que recorrerán los cinco continentes del mundo. Los peregrinos se ponen delante del altar y el arzobispo desde la sede les bendice con la siguiente oración:

Dios todopoderoso, que, otorgas tu misericordia a los que te aman y en ningún lugar estás lejos de los que te buscan, asiste a tus servidores que emprenden esta piadosa peregrinación y dirige su camino según tu voluntad; que de día los cubra tu sombra protectora y de noche los alumbre la luz de tu gracia, para que, acompañados por ti, puedan llegar felizmente a su destino. Por Jesucristo, nuestro Señor.

R./ Amén.

Ritos de conclusión

Anuncio de la Bendición Apostólica

En virtud de la gracia concedida por el Santo Padre, al presidente de la Conferencia Episcopal Española, para el año jubilar teresiano, el Excelentísimo Mons. Ricardo Blázquez Pérez, por la gracia de Dios y de la Sede Apostólica, Arzobispo metropolitano de Valladolid, va a impartir la Bendición Apostólica en nombre del Romano Pontífice con Indulgencia Plenaria a todos los presentes verdaderamente arrepentidos, y que hayan recibido los sacramentos de la Penitencia y de la Eucaristía.

Rogad a Dios por nuestro Santo Padre el Papa Francisco, y la Santa Madre Iglesia, y procurad caminar en plena comunión con ella por la santidad de vuestra vida.

Bendición solemne

El Señor esté con vosotros.

R./ Y con tu espíritu.

El Dios, gloria y felicidad de los santos, que os ha concedido celebrar hoy esta solemnidad de santa Teresa de Jesús, os otorgue sus bendiciones eternas.

R./ Amén.

Que por intercesión de santa Teresa de Jesús os veáis libres de todo mal y, alentados por el ejemplo de su vida, perseveréis constantes en el servicio de Dios y de los hermanos.

R./ Amén.

Y que Dios os conceda reuniros con los santos en la felicidad del Reino, donde la Iglesia contempla con gozo a sus hijos entre los moradores de la Jerusalén celeste.

R./ Amén.

Y por la intercesión de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, os bendiga Dios Todopoderoso, Padre +, Hijo + y Espíritu + Santo.

R./ Amén.

Despedida

Podéis ir en paz.

R./ Demos gracias a Dios.

Partitura Ave María

Después los concelebrantes se retiran y se dispone todo para iniciar la procesión con las imágenes de La Virgen de la Caridad y de Santa Teresa de Jesús.

(Obispado de Ávila – V Centenario Santa Teresa de Jesús)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s