Videomensaje del Santo Padre Francisco con ocasión del Jubileo de los adolescentes

francisco_mensajeSábado 23 de abril de 2016

Queridos muchachos y muchachas:

Estáis reunidos para un momento de fiesta y de alegría. No he logrado poder ir y lo lamento. Y he decidido saludaros con este vídeo. Me hubiera gustado tanto poder ir al Estadio pero no lo he logrado…

Os agradezco haber acogido la invitación para venir a celebrar el Jubileo aquí, en Roma. Esta mañana habéis transformado la Plaza de San Pedro en un gran confesionario y después habéis cruzado la Puerta Santa. No os olvidéis que la Puerta indica el encuentro con Cristo, que nos introduce en el amor del Padre y nos pide que nos volvamos misericordiosos, como Él es misericordioso.

Mañana, además, rezaremos juntos en la Misa. Era justo que hubiera un espacio para estar juntos con alegría y escuchar algunos testimonios importantes, que os pueden ayudar a crecer en la fe y en la vida.

Se que tenéis un pañuelo con las obras de misericordia corporal escritas: hay que meterse en la cabeza estas obras porque son el estilo de vida cristiana. Como sabéis las Obras de misericordia son gestos simples, que pertenecen a la vida de todos los días, permitiendo reconocer el rostro de Jesús en el rostro de tantas personas. ¡También en jóvenes! Jóvenes como vosotros que tienen hambre, sed; que son refugiados o forasteros o enfermos y que solicitan vuestra ayuda, nuestra amistad.

Ser misericordiosos quiere decir ser capaces de perdonar. ¡Y esto no es fácil! Puede suceder que, a veces, en la familia, en la escuela, en la parroquia, en el deporte o en los lugares de diversión alguno pueda hacernos mal y nos sentimos ofendidos; o aún en algún momento de nerviosismo nosotros podemos ofender a los otros. ¡No nos quedemos con el rencor o el deseo de venganza! No sirve para nada: es una polilla que nos come el alma y no nos permite ser felices. ¡Perdonemos Perdonemos y olvidemos el mal recibido, así podremos comprender la enseñanza de Jesús y ser sus discípulos y testigos de misericordia.

Muchachos, cuántas veces me sucede que debo llamar por teléfono a mis amigos, pero no lo logro porque no hay cobertura. Estoy seguro que muchas veces os sucede también a vosotros, que el móvil en algunos lugares no funciona… Bien, acordaros que en vuestra vida si no está Jesús es como si no hubiera cobertura en el móvil. No se logra hablar y uno se cierra en sí mismo. ¡Pongámonos donde siempre hay cobertura! La familia, la parroquia, la escuela, porque en este mundo siempre tenemos alguna cosa buena y verdadera para decir.

Ahora os saludo a todos, os deseo vivir con alegría este momento y os espero a todos mañana a la Plaza de San Pedro. ¡Ciao!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s