Encuentro en Nay Pyi Taw con las autoridades del país

AAA0809-7-740x493

(ZENIT – 28 Nov. 2017).- En el segundo día de su viaje apostólico a Myanmar el 28 de noviembre de 2017, el Papa Francisco se reunió con la Consejera de Estado y Ministra de Relaciones Exteriores, Aung San Suu Kyi, en Nay Pyi Taw, capital de Myanmar.

Después de abandonar Yangon en avión a primera hora de la tarde, el Papa se unió al palacio presidencial, donde se llevó a cabo una ceremonia de bienvenida. Allí, se encontró con el presidente de la República, Htin Kyaw, y luego a Aung San Suu Kyi, icono de los derechos humanos y la democracia. La birmana recibió el Premio Nobel de la Paz en 1991 – Nobel, que recibió solo en 2012 – y el Premio Sajarov del Parlamento Europeo en 2013.

Este ha sido el tercer encuentro entre el Papa argentino y Aung San Suu Kyi, quien ha estado en el Vaticano dos veces: El 28 de octubre de 2013 – una reunión que destacó por una “gran armonía” entre el Papa y “esta figura simbólica en el mundo asiático”, que era entonces un emblema de la oposición birmana; y 4 de mayo de 2017, para el establecimiento de relaciones diplomáticas bilaterales.

Entre las dos visitas, el partido de Aung San Suu Kyi, la Liga Nacional para la Democracia (NLD), llegó al poder. Htin Kyaw, un demócrata cercano a Aung San Suu Kyi, ha sido el presidente del país desde el 30 de marzo de 2016.

Después de su reunión privada en Nay Pyi Taw, la ministra estuvo con el Papa para la reunión con las Autoridades, la Sociedad Civil y el Cuerpo Diplomático, en el Centro Internacional de Convenciones de Myanmar. En su discurso, Aung San Suu Kyi habló sobre la crisis en el estado de Rakhine, donde están los rohingya, sin mencionar el nombre de esta minoría perseguida.

El nombre de estos musulmanes sunitas de habla bengalí que viven en el noroeste de este estado es muy controvertido. El gobierno ha prohibido el uso del término y también ha pedido a la comunidad diplomática que no lo use.

Por su parte, el Papa Francisco no dijo esta palabra, pero abogó por “una paz basada en el respeto a la dignidad y los derechos de cada miembro de la sociedad, el respeto por cualquier grupo étnico y su identidad, el respeto al estado de derecho y un orden democrático que permita a cada individuo y a cualquier grupo -ninguno de ellos excluido- ofrecer su legítima contribución al bien común”.

El Papa también elogió “los esfuerzos del Gobierno para enfrentar este desafío, especialmente a través de la Conferencia de Paz de Panglong, que reúne a representantes de los diversos grupos para tratar de poner fin a la violencia, construir confianza y garantizar respeto por los derechos de todos los que consideran esta tierra como su hogar “.

En mayo pasado, “Iglesias de Asia”, la agencia de las Misiones Extranjeras de París (EDA), había enfatizado que la situación era delicada para Aung San Suu Kyi quien, antes de llegar al poder, había hecho de la paz su primera prioridad.

La birmana “lucha por lograr este objetivo” y “se topa con su propia política” que “niega las violaciones de los derechos humanos sufridas por los Rohingya durante seis meses”, escribió la agencia.

Traducción de Rosa Die Alcolea

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s